Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los magistrados buscan la verdad del caso Fago, sustrayéndose a libros y teleseries

Casi doscientos periodistas se han acreditado para llevar a cabo la cobertura de este juicio, que tratará de dar luz a un suceso sobre el cual ya se han escrito varios libros, llenado páginas en periódicos y revistas, y hasta ha sido el argumento de una miniserie de televisión, acaparando la atención de todo el país.
Los hechos ocurrieron el 12 de enero, en la carretera por donde regresaba a la casa donde Miguel Grima vivía con su mujer después de asistir a una reunión de alcaldes en Jaca y donde Santiago Mainar, supuestamente, le preparó una emboscada para que tuviera que bajar de su vehículo y poder dispararle con una escopeta de postas, que no ha podido ser encontrada.
Santiago Mainar fue detenido el 2 de febrero, veinte días después de que fuera encontrado el cuerpo sin vida del alcalde en la cuneta de la carretera con un disparo de postas en el pecho, y desde entonces permanece en la cárcel de Zuera (Zaragoza).
Unas horas después, Mainar se declaró responsable del crimen ante la Guardia Civil, el secretario judicial y una letrado de oficio, aunque unos días más tarde, ante el juez de instrucción de Jaca encargado del caso, se retractó y se declaró inocente, argumentando que al hacerse responsable del asesinato quería rebajar la tensión existente en el pueblo.
Los abogados de la acusación coinciden al afirmar que hay pruebas suficientes para desvirtuar la inocencia del guarda forestal, y no sólo por su primera declaración, sino también por las numerosas pruebas periciales practicadas por la Guardia Civil (biológicas, químicas, de parafina, de balística), e incluso porque "existían los motivos", según José María Viladés, letrado del PP.
Este partido está representado en la causa porque el alcalde asesinado encabezó la lista del PP en las elecciones municipales de 2003, que ganó con el 70 por ciento de los votos a Santiago Mainar, quien figuraba como candidato del PSOE a la Alcaldía.
La familia del alcalde asesinado quiere que con este juicio se haga justicia "con todas las consecuencias", sobre todo teniendo en cuenta la repercusión mediática que ha tenido este hecho, lo mucho que se ha hablado de Miguel Grima, de su gestión como alcalde y de su relación con los vecinos, especialmente con el único acusado, que fue precisamente quien le enseñó el pueblo y le animó a dejar Zaragoza y a trasladarse allí a vivir.    LA