Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

30 magistrados, en contra de la decisión de Tristán de que el Pleno del TSJM decida sobre la externalización

"La ciudadanía ha sido escuchada", dicen profesionales de la Sanidad que se manifestaban frente al Tribunal
Un total de 30 magistrados de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha votado en el Pleno sobre la deliberación de los recursos de la externalización sanitaria a favor de que los asuntos vuelvan a sus secciones de origen, en contra de la decisión tomada por el expresidente de la Sala Gerardo Martínez Tristán de aunar todas las impugnaciones, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Tras solo dos horas después de iniciarse el Pleno, los 44 magistrados presentes han resuelto por oficio y por mayoría devolver los asuntos a las secciones Tercera y Octava del TSJM. Un total de seis magistrados se han ausentado de las deliberaciones, alegando motivos de salud.
La decisión supone volver al punto de partida y el rechazo a la decisión tomada por Martínez Tristán, quien el pasado octubre acordó aunar todos los recursos para evitar contradicciones. Poco después de que el TSJM rechazara el recurso del PSM contra lo acordado por Tristán, éste abandono el TSJM tras ser nombrado vocal de la Comisión Permanente del Consejo general del Poder Judicial, con competencia exclusiva.
Sin embargo, ahora la Sala ha estimado que no habría peligro de dichas contradicciones, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas. En concreto, la votación ha sido de treinta a favor de devolver los asuntos y catorce, en contra.
Los magistrados que han votado en contra entienden que el Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativa es "soberana" para entender sobre los recursos planteados dentro de este proceso judicial, clave para el futuro del proceso de externalización de la gestión de seis hospitales públicos madrileños. De este modo, emitirán sus respectivos votos particulares para explicar su posición contraria a la de la mayoría.
Con esta decisión, la Sección Tercera será la encargada de decidir si levanta o mantiene la paralización del proceso de externalización sanitaria, entre otras cuestioens claves para el proceso. La sección tercera, que lleva un total de seis recursos, acordó suspender el procedimiento a solicitud de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM).
Nada más conocerse la decisión, un grupo de unos 50 integrantes de la denominada 'Marea Blanca' se han apostado a las puertas de esta sede judicial al grito de "Sí, se puede". "La ciudadanía ha sido escuchada", ha señalado a Europa Press una enfermera.
"Confiamos en la Justicia. No era justo que en 48 horas se decidiera todo. Estamos contentos porque no nos lo esperábamos. Es una alegría inmensa, pero seguiremos luchando", ha reseñado.
ASUNTOS A DEVOLVER
Los asuntos que se devolverán serán el recurso del PSM contra el auto de la Sección Tercera que rechazó su legitimación para recurrir la convocatoria de la licitación y la solicitud de medidas cautelares planteadas por dos asociaciones médicas -- en referencia a AMYTS y AFEM--.
Además, volverá a la sección tercera el recurso de reposición interpuesto por la Comunidad de Madrid frente al auto de la Sección Tercera que acordó la suspensión cautelar de la externalización, así como a la octava el recurso de CC.OO. contra el auto que inadmitía el recurso interpuesto por este sindicato por falta de legitimación.
En septiembre, el TSJM acordó suspender cautelarmente el proceso de externalización a raíz de un recurso presentado por la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) por la corrección de errores que se hizo en los pliegos sobre las garantías exigidas a las empresas.
En julio, el TSJM también suspendió cautelarmente la externalización a petición del PSM aunque posteriormente levantó la paralización al considerar que los socialistas no tenían legitimidad para recurrir al no ser "parte interesada" en este proceso.