Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mamá casada de once años

La joven Kordeza con su bebé recién nacido. Foto: News of the Worldtelecinco.es
Kordeza, que se quedó embarazada poco antes de cumplir los once años, pasó la noche en el hospital con la pequeña violeta y luego volvió a la iglesia para casarse con el orgulloso padre Jeliazko Dimitrov, de 19 años. 
Según publica el diario británico News of the World, Kordeza aseguraba tras el parto que "es extraño ser mamá y tener un bebé". "Hasta ahora yo jugaba con mis juguetes, pero este es mi nuevo juguete". "Es preciosa, la adoro. Violeta es ahora la niña y yo debo crecer. No voy a volver al colegio, ahora soy una mamá".
La pareja, que vive en un 'gueto' gitano,  se conoció en el patio del colegio de la localidad búlgara de Sliven cuando él fue a 'rescatarla' de un grupo de chicos que se estaban metiendo con ella, según el diario británico. "Pasaba por el colegio cuando ví a varios chicos burlándose de ella y les dije que la dejaran en paz". 
Jeliazko, que se enfrenta a una pena de seis años de cárcel por mantener relaciones sexuales con una menor, asegura que "ella quiso conocerme y me pidió una cita. Yo pensaba que tenía 15. No me dijo que tenía 11".
La joven Kordeza asegura: "Yo no he tenido educación sexual y no sabía como podía quedarme embarazada. Nunca había tenido novio y nunca había oído hablar de condones". "No sabía que estaba embarazada hasta que mi abuela me dijo que había cogido peso".
En el momento en el que su abuela le hizio este comentario, la joven Kordeza ya estaba embarazada de cinco meses. La menor vive con su abuela ya que sus padres trabajan en la recogida de la uva en España. Para la familia, la noticia del embarazo no ha sido ninguna tragedia, aunque su abuela, que se casó a los trece, asegura que "era demasiado joven".
En la localidad de Sliven es muy habitual ver a niñas de trece años casadas y embarazadas.