Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una manifestación en Sevilla reclama la libertad de Maloma

Este sábado por la mañana ha tenido lugar una manifestación en Sevilla reclamando la "liberación" de Maloma Morales de Matos, la joven vecina de Mairena del Aljarafe (Sevilla), natural del Sáhara Occidental pero nacionalizada española y retenida supuestamente por su familia biológica.
La movilización ha comenzado a las 11,00 horas y ha durado hasta las 12,50 horas aproximadamente, ha partido desde la Plaza Nueva y ha concluido ante la sede de la Delegación del Gobierno en Andalucía, ubicada en la torre Sur de la monumental Plaza de España. Según ha informado la pareja de la joven a Europa Press, Ismael Arregui, "la manifestación ha tenido mucha afluencia de gente".
"Todos reclamamos la libertad de Maloma y de las otras chicas retenidas", ha subrayado Arregui, que además, ha asegurado que quieren hablar con ella y que se exprese "sin coacción". "Sabemos que sigue sana y controlada, y que siguen en marcha los trámites para traerla de vuelta, sin embargo, sus padres quieres desplazarse hasta donde se encuentra ella para solucionar la situación lo antes posible", ha añadido.
Esta movilización surge cuando han pasado ya más de cinco meses desde que la familia española de Maloma denunciase su "retención" a manos de su familia biológica. Mientras los familiares españoles de Maloma reclaman más esfuerzos a las autoridades, las mismas apuestan por que Maloma pueda hacer una declaración en terreno neutral y se pronuncie sobre si desea regresar a España o permanecer con su familia biológica en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia).
Cabe recordar que, Maloma, que tiene 22 años, empezó a visitar España con siete años en el marco de los programas de colaboración entre familias españolas y saharauis. Comenzó a residir de manera permanente con una familia de Mairena que, cuando ella cumplió 19 años, inició el proceso de adopción de Maloma a petición de la propia joven.
El pasado diciembre, la joven viajó a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf porque le habían avisado de que su madre había enfermado. Pasada una semana, cuando se disponía a regresar a España, su familia se lo impidió y desde entonces la retienen en los campamentos, según denuncia su familia española.