Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los precios de los libros de texto se mantienen este curso respecto al anterior pese a la LOMCE, según los editores

Denuncian que la implantación "acelerada y caótica" de la ley ha impedido el desarrollo de los currículos autonómicos
Los precios de los libros de texto se mantienen este curso 2014-2015 respecto al anterior, ya que la subida es del 0,8% de media, según las estimaciones de la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto y Material de Enseñanza (ANELE), que representa el 95% de la oferta especializada.
En un documento, hecho público este jueves, indica que el gasto medio por alumno fue de 91,15 euros el curso pasado, un tercio menos que hace cinco años, cuando éste ascendía a 121,56 euros. A juicio de ANELE, no es "ninguna buena noticia para la calidad de la educación" y recuerda que el informe PISA establece una correlación directa entre los resultados de los alumnos en las evaluaciones y la existencia de libros en los hogares.
En los últimos dos cursos, 2012-2013 y 2013-2014, el gasto medio por alumno se ha reducido casi un 10%, al igual que la facturación, que el curso pasado fue 726,2 millones de euros tras la venta de 39,1 millones de ejemplares.
En cuanto a los datos para este curso 2014-2015, desde esta asociación indican que no se atreven a hacer previsiones porque se está dando una situación "anómala". "La precipitada y caótica implantación de la LOMCE, sin tiempo material para la publicación de los currículos de las comunidades autónomas, ha propiciado una total incertidumbre en el mundo educativo, cuando no la abierta oposición de algunas autonomías", denuncian.
"FÓRMULAS MÁGICAS" CONTRA LA LOMCE
Los editores advierten de que los recursos contra la ley presentados por varias comunidades autónomas ante el Tribunal Constitucional y los reales decretos que la desarrollan, han tenido como consecuencia que algunas administraciones decidan no implantar los currículos en su territorio y otras "toman medidas que dificultan la implantación, aunque no lo reconozcan abiertamente".
"Varias comunidades han optado por una fórmula mágica: la ley se implantará, pero no se podrán cambiar los libros y se mantienen vigentes los anteriores currículos", denuncian desde ANELE, que alerta que los editores han tenido que hacer cuantiosas inversiones para preparar los libros conforme a los currículos del Estado, "difícilmente compatibles con los hasta ahora vigentes".
Las editoriales que forman parte de ANELE han editado un total de 31.806 títulos en soporte papel en todas las lenguas oficiales, de los que 12.760 corresponden a libros del alumno, los únicos que son tenidos en cuenta para el cálculo de la evolución de los precios, por ser los que inciden más directamente en el gasto familiar.
La composición del catálogo de libros educativos digitales se ha incrementado en prácticamente un 100% al pasar de 3.209 títulos en el curso 2013-2014 --23,4 millones de euros en ventas-- a 6.334 títulos en éste.
Si bien esta asociación de editores señala que se ha pasado de libros digitalizados a materiales "pensados en un mundo digital", más versátiles y fáciles de manejar, también advierte de que la previsión de ventas "no parece corresponder al esfuerzo de edición".
PLAGIOS Y 'REFRITOS' DE LIBROS DIGITALES
Los editores insisten en la necesidad de reducir el IVA de los libros digitales que actualmente es del 21% frente al 4% de los de papel con el objetivo de lograr un mayor avance en el desarrollo digital de las aulas. Además culpan a las administraciones públicas de lanzar mensajes en favor de los recursos didácticos digitales para reducir el coste de la mochila de los alumnos, pero "sin decir cómo ni con qué recursos".
También alertan del lanzamiento de convocatorias de ayudas de "dudosa legalidad" para la elaboración de este tipo de materiales digitales que, "en muchos casos, son plagios o 'refritos' de libros digitales de las editoriales".