Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No te vas a creer por qué un hámster permaneció inmóvil durante tres días

No te vas a creer porqué un hámster permaneció inmóvil durante tres días en su jaulaGtres

Una niña propietaria de un pequeño hámster en Inglaterra decidió llevar a su pequeña mascota al veterinario después de tres días en los que el animal había permanecido inmóvil, sin comer ni beber. Cuando el profesional descubrió el porqué, ambos quedaron perplejos, y seguro que la pequeña aprendió algunas cuestiones sobre como cuidar a las mascotas.

Tener mascotas en una gran responsabilidad y más si los animales son pequeños, ya que pueden huir hasta huecos en los que es imposible rescatarlos o ingerir objetos que en un principio parecen inofensivos, pero que pueden causar grandes daños a nuestras mascotas.
Según informa The Sun, la propietaria de un pequeño hámster en Reino Unido decidió llevar a su pequeña mascota al veterinario ya que el roedor no se había movido durante tres días. Al llegar al veterinario, este le preguntó a la pequeña si podría haber ocurrido algo que pudiera ocasionar la inmovilidad del animal, a lo que la niña respondió que lo último que hizo antes de permanecer quieto en su jaula fue jugar frente a la nevera.
El pequeño hámster se había mantenido en una de las esquinas de su jaula sin apenas hacer pequeños movimientos. Ni siquiera  comía o bebía, se mantenía 'pegado' a uno de los barrotes de su jaula, algo que asustó tanto a la pequeña como al profesional. Ambos no esperaban el porqué, pero quedaron asombrados. 
Cuando el veterinario abrió la jaula del roedor éste salió disparado y comenzó a corretear y saltar por toda la mesa. Ambos se quedaron perplejos a ver al animal correr de aquella forma.
Fue entonces cuando el veterinario detectó en la boca del animal que algo iba mal. Cuando exploraron su boca descubrieron un pequeño imán en su interior, el cual le había mantenido magnetizado a su jaula metálica durante días impidiendo que pudiera comer o beber.
La niña compartió su historia en Twitter, donde varios usuarios criticaron el descuido del animal por parte de su dueña.