Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El autor de la matanza de Alabama fue empujado por la depresión, según el FBI

El hombre que en Alabama mató a diez personas antes de suicidarse actuó empujado por la depresión y la imposibilidad de convertirse en infante de marina o policía, dijeron hoy fuentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).
El martes pasado Michael McLendon de 28 años asesinó a balazos a cinco miembros de su familia, entre ellas su madre y su abuela, y a otras cinco personas.
Según un portavoz del FBI, McLendon reveló a un amigo que estaba deprimido porque no había podido hacer realidad esos sueños.
"Hablaba de su depresión, de no tener éxito en su trabajo, de no haber podido ser agente de la Policía o infante de Marina", agregó.
McLendon estuvo un tiempo en el Cuerpo de Infantes de Marina pero fue dado de baja después de que se descubriera que había falsificado información, según las fuentes.
Las autoridades también informaron que en una carta manuscrita el hombre admitió el asesinato de su madre y mencionó un problema familiar.
Fuentes oficiales dijeron que la carta fue encontrada en un buzón y no revelaron a quién estaba dirigida. Tampoco ofrecieron otros detalles sobre la misiva.
Tras matar a su madre, McLendon asesinó a balazos a otros tres familiares y a la esposa y la hija de un auxiliar del alguacil de la localidad de Samson.
Después mató a su abuela de 74 años en su hogar y en su huida asesinó a balazos a tres personas más.
Finalmente, cuando era acorralado por la policía, McLendon se suicidó en el interior de una planta metalúrgica donde había trabajado hasta hace un tiempo.
Las fuentes del FBI, indicaron que McLendon, que era aficionado a las armas de fuego, había revelado a sus amigos que estaba deprimido pero en ningún momento mostró intenciones violentas.
"No creo que nadie haya podido anticipar algo así después de conversar con él", indicó el fiscal general Gary McAliley.
"En su interior rugía un volcán", agregó.