Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hay mayor condena que el haber matado a sus propios hijos"

"Cuando una mujer mata a sus hijos es algo excepcional porque rompe todas las barreras concebibles", tal y como ha mantenido el doctor Cabrera.
En su opinión, "la muerte en estos casos suele llevarse a cabo o con medicamentos o por asfixia". Esta última posibilidad, a la que apuntan todos los indicios en el caso de Lloret, señala que "a pesar de que la mujer actuó bajo una actuación extrema o un posible arrebato, tuvo que estar un tiempo para acabar con la vida de los menores" porque "la asfixia no es inmediata".
Además, el psiquiatra ha comentado que la acusada, salvo que los expertos digan que había consumido mucha droga, "tendrá muchos años por delante".
"Esta madre está condenada de por vida al sufrimiento sin límite de haber matado a sus hijos y no hay pena más grande que esa", ha explicado Cabrera.
La acusada, que ya ha pasado su primer noche en comisaría, está previsto que pase a disposición judicial en las próximas horas y se somenterá de la misma manera a un examen psiquiátrico para determinar el estado de sus facultades mentales. EPF