Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de los mayores de 65 años con incontinencia urinaria padece insomnio, según un informe del IIS

Más de la mitad de los mayores de 65 años que tiene incontinencia urinaria padece insomnio, según revela el Informe 'Sueño e Incontinencia Urinaria', realizado por el Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS) y Lindor Ausonia.
La incontinencia urinaria es uno de los factores que repercuten en la calidad del sueño de las personas mayores. Entre el 20 y el 40 por ciento de ellos descansa menos horas de las recomendadas.
"Entre las personas mayores de 65 años que sufren incontinencia urinaria, no poder dormir es un hecho frecuente y es el segundo factor que más afecta a su calidad de vida, después de las relaciones personales", ha informado el doctor Diego García-Borreguero, presidente de la Sociedad Española del Sueño y director del IIS.
Seis millones de personas tienen algún tipo de pérdidas de orina en España, según calcula el informe, de las cuales 4 millones son mujeres y un tercio de ellas son mayores de 65 años, cifras que vienen creciendo en los últimos años por el incremento de la esperanza de vida.
LA INCONTINENCIA NO ES LA ÚNICA CAUSA DEL MAL SUEÑO
La interrupción del sueño o la mayor probabilidad de caídas y fracturas durante la noche son algunas de las consecuencias de la incontinencia urinaria. Además, "las pérdidas de orina durante la noche provocan a corto plazo cambios en la temperatura de la piel, sensación de humedad y de incomodidad. A medio plazo, es también causa de infecciones e irritaciones en la piel. Todo ello puede conducir a un sueño superficial y fragmentado", ha añadido el doctor García-Borreguero.
Aunque, según expertos del ISS, existen otras acciones externas que pueden alterar el ciclo de sueño de los mayores, como el consumo excesivo de café, un entorno ruidoso, exceso de luz, la misma interrupción del sueño para administrar medicación. En el caso de las personas mayores con incontinencia urinaria, el mismo hecho de tener que ser despertadas por la noche para el cambio de pañales puede ser un factor adicional que dificulte el sueño.
EL USO DE ABSORBENTES ESPECÍFICOS MEJORAN EL DESCANSO
Para mejorar la continuidad del sueño nocturno, los expertos aconsejan el uso de un absorbente específico que mantenga la humedad lejos de la piel mejorando el descanso.
Existe una relación directa entre el número de pañales utilizados cada 24 horas y la mejora de la calidad de vida, según el informe del IIS.
CONSEJOS PARA CONCILIAR MEJOR EL SUEÑO
Lindor Ausonia y el IIS han elaborado un documento que recoge ciertas recomendaciones para que los pacientes puedan tener un mejor sueño y una mejor calidad de vida.
En primer lugar, es aconsejable mantener el dormitorio oscuro, tranquilo, bien ventilado y con una temperatura ambiental confortable, además de asegurarse que el colchón no sea ni muy blanco ni muy duro. La almohada debe tener una altura y densidad adecuadas.
El ejercicio físico diario, finalizado de 4 a 6 horas antes de acostarse y mantenerse activo durante todo el día son actitudes recomendables para que, por la noche, cueste menos dormirse.
Asimismo, lo mejor es irse a la cama cuando se sienta sueño. Por la mañana, no hay que quedarse en la cama más tiempo del necesario, sino intentar levantarse a la misma hora todos los días.
No es recomendable comer o beber en grandes cantidades durante las tres horas previas a acostarse, momento en el que es de ayuda establecer un ritual como, por ejemplo, leer algo que no esté relacionado con el trabajo, que sea ligero.
Por último, si durante la noche no se consigue dormir, los expertos concentrarse en pensamientos relajantes y placenteros.