Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una medicina basada en los vegetales podría servir para combatir el cáncer de piel

Científicos estadounidenses descubrieron que un medicamento basado en vegetales, especialmente brécol y col, ayuda a prevenir el melanoma, una de las formas más letales de cáncer de la piel.
En un informe divulgado hoy por la revista "Clinical Cancer Research", los científicos del Colegio de Medicina de la Universidad Penn State indicaron que en pruebas realizadas en ratones demostraron que esos compuestos combinados con selenio combaten los tumores de forma más efectiva que la terapia convencional.
En general, el melanoma comienza como un lunar sobre la piel aunque también se manifiesta en otros tejidos como los de los ojos o los intestinos.
Se calcula que en Estados Unidos el año pasado se registraron 62.480 casos de melanoma, con un total de 8.420 muertes.
"Hasta ahora, no existen medicinas que ataquen las proteínas que desencadenan el melanoma", manifestó Gavin Robertson, profesor de patología y dermatología de Penn State.
"Hemos desarrollado medicinas a partir de compuestos naturales que pueden inhibir el desarrollo de los tumores en ratones en un 50 a 60 por ciento con una pequeña dosis", añadió.
Esos compuestos pertenecen a la clase de isotiocianatos que atacan la proteína Akt3 que promueve el desarrollo del melanoma.
Hasta ahora se sabía que los vegetales, especialmente de plantas crucíferas, combatían ciertos tipos de cáncer, aunque para tener resultados efectivos se debían administrar en grandes dosis.
Para resolver esa deficiencia, los científicos agregaron selenio lo que reforzó el resultado y permitió la administración de la medicina por vía intravenosa y en pequeñas cantidades, señaló Robertson.
"La falta de selenio es común en los pacientes de cáncer, incluyendo aquellos con melanoma extendido. Además, se sabe que ese elemento desestabiliza las proteínas Akt en las células del cáncer prostático", añadió.
Para estudiar el efecto del medicamento, los científicos inyectaron a un grupo de ratones 10 millones de células cancerígenas.
A los seis días, cuando los animales habían desarrollado tumores, los dividieron en dos grupos y les administraron compuestos vegetales, con y sin selenio.
"Descubrimos que los compuestos reforzados con selenio redujeron de manera considerable la producción de la proteína Akt3 y desactivaron su sistema", explicó el científico.
Además, los compuestos modificados disminuyeron el crecimiento de los tumores en más de un 60 por ciento en comparación con los que no tenían selenio.
Según el científico, su descubrimiento podría abrir el camino a formas nuevas y efectivas de tratar el cáncer de la piel, en especial el melanoma.
"Hemos encontrado algo en la naturaleza para combatir el melanoma", dijo Robertson.
"Y como sólo se necesitan pequeñas cantidades de medicamento para matar las células cancerígenas, eso supone menos efectos tóxicos para el paciente", agregó.