Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo ser mejores padres

Un padre juega con su hija. Foto: REUTERStelecinco.es
Madres y padres de todo el mundo deberían aplicar cinco pautas básicas cada día si quieren ser mejores padres. Entre ellas jugar a diario con sus hijos, mantener una conversación o mejorar su dieta. Según un grupo de expertos británicos los padres necesitan aprender cómo mejorar sus habilidades de crianza de los hijos.
La educación de los hijos ha llegado estos días al Parlamento británico. Un parlamentario laborista, Frank Field, ha hecho un llamamiento sobre la labor educativa de los padres y ha alertado de que muchos pequeños llegan a la escuela sin saber ni su nombre. 
Para evitar que esto ocurra, un informe propone cinco puntos básicos para ser mejores padres. A saber: los papás y mamás deben leerle a sus hijos al menos 15 minutos diarios, jugar con ellos al menos 10 minutos y mantener una conversación de al menos 20 minutos con la televisión apagada. Tampoco hay que olvidarse de elogiar a los hijos con frecuencia y elaborarles una dieta nutritiva.
Según este informe debe "ser socialmente aceptable" que los padres pidan ayuda para mejorar la educación de sus hijos. Esto requeriría un cambio de actitudes similar a lo ocurrido con el uso del cinturón de seguridad o el alcohol al volante.
El autor de la investigación, Chris Paterson, ha explicado en declaraciones al diario Daily Mail, que "la evidencia científica muestra que lo que hacen los padres con sus hijos es crucial en cuanto a la forma en que el cerebro -y su habilidades- se desarrollan".
Paterson insiste en la necesidad de aceptar socialmente que los padres deben aprender cómo actuar con sus hijos. "En otros ámbitos de la vida se acepta que aprendamos lo que tenemos que hacer", señala para puntualizar que con la educación de los hijos debería ocurrir algo similar.