Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La menor de Seseña estuvo desangrándose entre dos y tres días antes de morir

En una rueda de prensa acompañado por su esposa, por uno de sus hijos y por la abogada de la familia, María Ponte, el padre ha explicado que Cristina murió desangrada por el corte en la muñeca en una agonía que pudo durar entre dos y tres días.
Asimismo ha comentado que no hubo "signos de resistencia" por parte de la víctima, por lo que descarta "la hipótesis" que apareció en los medios de comunicación que apuntaba que hubo "una pelea entre víctima y agresora".
Francisco Martín de la Sierra ha revelado este dato, extraído del informe de autopsia, una vez que hace una semana el juez de menores de Toledo levantara el secreto del sumario.
El padre ha confirmado que el arma blanca utilizada no se ha encontrado, ni en la casa de la presunto agresora ni en el lugar de los hechos, así como que "no hay indicio alguno que permita asegurar que el cadáver hubiera sido trasladado". 
La autopsia pone de manifiesto, según ha explicado el padre, que Cristina Martin de la Sierra, de 13 años, murió de un shock hipovolémico y que la "causa inmediata" de su fallecimiento fue un corte en la muñeca con arma blanca.
Dos imputadas más
Otro dato que ha dado a conocer la familia es que por este caso están imputadas, por encubrimiento otras dos menores, además de la presunta autora del asesinato, que se encuentra internada en un centro de menores.
"Si las encubridoras hubieran hablado podría haber sido otro desenlace muy distinto. Si esas personas hubieran hablado en su momento, la medicina podría haber hecho algo, aunque hubiera quedado en estado vegetal", ha comentado el progenitor de Cristina.
La abogada va a ejercer "todas las acciones" que les permita la Ley del Menor, y ha avanzado que calificarán los hechos como un delito de asesinato para la presunta autora, y sendos delitos de encubrimiento para los dos supuestos encubridores.
En concreto, para los imputados que tengan entre 14 y 16 años de edad pedirán hasta cinco años de internamiento y tres años de libertad vigilada, mientras que para los que tengan entre 16 y 18 años solicitarán hasta ocho años de internamiento y más de cinco de libertad vigilada.  EPF