Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de los menores españoles cree que aún quedan "muchos años de crisis profunda", según un estudio

El 55 por ciento de los niños españoles de entre 4 y 16 años cree que aún quedan "muchos años de crisis profunda" mientras que el 29,5 por ciento opina que hasta el próximo año la situación no mejorará, según se desprende en una encuesta realizada en España por Adecco y Fundación Adecco, en el marco de la VIII edición de '¿Qué quieres ser de mayor?'.
Asímismo, el 12,7 por ciento de los 1.200 encuestados piensa que los problemas se resolverán este año, el 2,4 por ciento no sabría fijar un momento concreto y un 0,2 por ciento afirma que la crisis no se acabará nunca.
El estudio también revela que el 59,7 por ciento de los menores no sabe lo que significa el término 'prima de riesgo' mientras que un 13,9 por ciento sabe que es "algo que tiene que ver con la economía". Además, a pesar de su desconocimiento sobre la materia, un 8,1 por ciento de los encuestados indicó que "es algo que trae malas consecuencias para el país" y un 3,3 por ciento hizo una relación directa entre la prima de riesgo y el rescate de la nación.
Entre las soluciones propuestas para salir de la actual situación, los encuestados mencionan políticas activas de empleo (20,6%) como "crear más trabajo para todos" o "subir los salarios", además de medidas más austeras (13,9%) como "no malgastar en cosas innecesarias" y cambios en la clase política (12,2%).
Asimismo, algunos de los encuestados recurren a soluciones reivindicativas como "bajar el sueldo a los políticos y a los futbolistas", "castigar a los bancos por prestar un dinero que no tenían" o "denunciar a los políticos malos". Otros también apuestan por la búsqueda de la igualdad social para que "los ricos repartan su dinero entre todos" y otro grupo recurre a opciones más imaginativas, como "ir más veces al cajero" o "no dejar que la gente diga crisis".
GUARDIOLA, EL JEFE IDEAL
Por otro lado, preguntados por la figura que les gustaría que el día de mañana fuese su superior inmediato, la mayoría de los encuestados se ha decantado por el exentrenador de fútbol del FC Barcelona Pep Guardiola, con un 7,3 por ciento de los votos, por delante de los jugadores Leo Messi (4,2%), también blaugrana, y del madridista Cristiano Ronaldo, con un 4 por ciento.
Las siguientes posiciones están ocupadas por cantantes internacionales como Selena Gómez (4%), Justin Bieber (3,4%) y Shakira (3,2%). La primera figura política que aparece es el presidente estadounidense Barack Obama, en séptimo lugar (2,2%), por delante de los dibujos animados 'Phineas' y 'Pherb' (2%), del tenista Rafa Nadal (1,8%), del cantante David Bisbal y del cómico José Mota, ambos con el 1,6 por ciento de los votos.
De cara al futuro, un 18,8 por ciento de los niños quiere ser futbolista, un 9,4 por ciento ingeniero, un 8,7 por ciento policía, un cinco por ciento profesor y un 3,36 por ciento piloto de carreras. En el caso de las niñas, el 23,8 por ciento apuesta por los trabajos relacionados con la enseñanza, seguido de la sanidad (15,2%) y las carreras relacionadas con animales (11,9%).
Entre los oficios menos deseados, niños y niñas coinciden en citar a basureros (22,5%) y médicos (10,8%). Además, sólo un 6,8 por ciento de los encuestados quiere seguir los pasos profesionales de sus padres a pesar de que un 82,8 por ciento piensa que sus progenitores son felices desempeñando su profesión. En este punto, creen que la felicidad en el trabajo depende de poder hacer lo que a uno le gusta, tener un buen sueldo y una buena relación con los compañeros.
En el caso de los niños con discapacidad --cerca de 200 encuestados-- tener empleo ya es sinónimo de felicidad y muestran una alta fidelidad al proyecto al que se vinculan, con un 41,4 por ciento que desea jubilarse pasados los 65 años y, dentro de este porcentaje, un 50 por ciento afirma no querer jubilarse nunca.