Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de medio millar de peregrinos llegan a Roma en ferry desde Barcelona para acudir a la ceremonia

Más de 550 peregrinos han llegado a Roma en barco desde Barcelona para acudir a la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, que tendrá lugar este domingo 27 de abril.
El ferry salió desde Barcelona el pasado jueves a las 22.30 horas, en un viaje que ha organizado la Conferencia Episcopal Española, en el que participa 16 diócesis españolas.
Aunque en principio, la mayoría de los peregrinos son españoles, también los hay de otras nacionalidades. Es el caso del sirio Fadeek Hama, que trabaja en Dubai y que llegó a este viaje gracias a un amigo que conoció en la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) de Madrid. "Sin duda estoy aquí por los rezos de mi amigo Ignacio. Además vengo para estar mas cerca de la figura de Juan Pablo II", declara Fadeek.
También hay representación del continente africano. Dos sacerdotes, uno de Camerún, Guy Joel, (que acude con una parroquia de Bilbao) y otro del Congo, Fortumat. "Juan Pablo II, fue y es un Papa muy cercano. No tuve la oportunidad de conocerle, pero si voy a tener la oportunidad de ir a su canonización", asegura este último.
En todo caso, las diócesis mas numerosas son las de Madrid y la de San Sebastian, desde donde salieron dos autobuses. De Madrid, están presentes la parroquia de San Alberto Magno, con 45 personas, y la diócesis de Alcalá de Henares, que se une con Rivas, con 29 jóvenes que no se separan de sus guitarras.
De esta parroquia viene Eduardo Orsaes que, tras su conversión, tiene una imagen muy clara del Papa Juan Pablo II: "Juan Pablo II es un revolucionario, me inspira. Y también lo hace la iglesia, porque a pesar de ser como soy puedo ir, no me niegan la entrada como pueden hacerlo en otros sitios", apunta.
Desde San Sebastián, hay 103 peregrinos, que viajan con el obispo Monseñor Jose Ignacio Munilla. Entre estos peregrinos, están José Carlos Herrero, un profesor de primaria que en sus tiempos libres es mago. José Carlos tuvo la suerte de conocer en persona a Juan Pablo II. Por eso, este acontecimiento es importante para él: "Juan Pablo II beatificó a mi tio-abuelo, mártir de la guerra civil, Valerio Bernardo. Cuando tuvimos una audiencia privada con él en el aula Pablo VI, me dió la mano y me bendijo un rosario que aún conservo como oro en paño", explica.
Acuden, además, peregrinos desde Toledo, Córdoba, Málaga, Santander, y de Astorga. Otros peregrinos se han apuntado por libre. Es el caso de la familia Mendoza, fundadora de la UCAM (Universidad Católica de San Antonio de Murcia). Va a la canonización con gran parte de su familia, 16 miembros. Su hija María Mendoza, lo tenía claro desde el principio: "Estaba esperando a que se publicara la fecha oficial de la canonización para empezar a organizar el viaje. Juan Pablo II fue un Papa muy querido por nosotros, nos recibió a todos mis hermanos en Roma en el año 2000 y fue el mismo el que nos mandó de misiones a Republica Dominicana durante tres años", comenta.
El viaje en barco fue inaugurado el jueves a las 22.30 horas en un acto presidido por Monseñor Munilla, quien se encargó de hacer las presentaciones, instando a los jóvenes a conocerse entre sí para aprovechar esa experiencia, teniendo por delante 20 horas de viaje hasta llegar a la capital italiana.
El viernes a mediodía se celebró misa en una de las salas del barco, punto de encuentro de los peregrinos. Por la tarde, los jóvenes pudieron disfrutar en cubierta de una fiesta con música y guitarras incluidas.
El barco llegó a Italia y desembarcó en Civitavecchia a las 19.00 horas de este viernes y luego los peregrinos se desplazaron en autobús al santuario de Santa María del Divino Amore, donde se alojarán estos primeros peregrinos a la espera de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.