Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de un millar de rinocerontes fueron víctimas de la caza furtiva en 2013 en Sudáfrica

Más de 1.000 rinocerontes fueron cazados de manera furtiva para conseguir sus cuernos en Sudáfrica en 2013, una cifra que supone un récord y que aumenta en un 50 por ciento respecto al año anterior, según ha informado el Ministerio de Asuntos Medioambientales de este país.
Así, la caza de rinocerontes se debe a la elevada demanda de los nuevos países emergentes de Asia, como Vietnam y China, donde los cuernos de este animal son muy preciados como ingrediente clave de la medicina tradicional.
Un cuerno de rinoceronte tiene un valor de mercado en la calle de más de 65.000 dólares el kilo en Asia, según aseguran los grupos conservacionistas, lo que convierte a estas piezas en más valiosas que el platino, el oro o la cocaína.
Este dato encenderá las alarmas de la conservación durante sobre una espiral local descendente en este país que acoge la práctica mayoría de los rinocerontes de África y del mundo y renovará la presión sobre el Gobierno sudafricano para que haga algo para detener la cifra de víctimas.
En 2013, 1.004 de las muertes de animales fueron ilegales en Sudáfrica, lo que se compara con las 668 muertes en el año anterior y 448 de 2011. La mayoría de las matanzas se producen en el Parque Nacional Kruger, la enseña ambiental de Sudáfrica, donde murieron 606 rinocerontes en 2013 y 425 en 2012.
El servicio del parque ha cambiado los vigilantes por soldados y utilizan aviones drones para patrullar así como distintas unidades en helicóptero cuando hay sospechas de verlos.
El Parque Kruger limita con el empobrecido Mozambique, donde se cree que viven la mayor parte de los cazadores furtivos. Los sindicatos criminales prometen dinero a los pobres desempleados habitantes locales si asumen el riesgo de abatir a los animales.
Además, desde que comenzó 2014 se ha detectado la caza furtiva de 37 rinocerontes, según ha añadido el Ministerio de Asuntos Ambientales. La población de rinocerontes del mundo se estima en 20.000 unidades.
En cualquier lugar de África los elefantes también son cazados de forma furtiva a causa del elevado precio de su marfil que se utiliza para hacer figuras y esculturas que se aprecian desde hace miles de años por su color y textura. El incremento de la demanda de marfil se debe también al rápido crecimiento de la economía de Asia.