Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de dos millones de estadounidenses suscriben sus nuevos seguros sanitarios en 'HealthCare.gov'

Más de dos millones de personas han suscrito los nuevos seguros sanitarios en la página web del Gobierno estadounidense 'www.healthCare.gov' y otros webs federales desde el inicio del proceso en octubre de 2013, según han explicado este martes funcionarios estadounidenses.
HealthCare.gov da cobertura a 36 estados, mientras otros 14 tienen sus propios sitios web.
Aunque la cifra es bastante inferior a los 3,3 millones de inscritos esperados para esta fecha, representa una gran mejoría frente a las primeras semanas del programa, en las que apenas 150.000 personas se anotaron a través de HealthCare.gov debido a una serie de problemas técnicos.
El número de inscripciones para el programa conocido como 'Obamacare' creció notablemente en diciembre, a medida que el desempeño de la página web mejoró y más estadounidenses se enfocaron en tener cobertura de salud para el próximo año.
Muchos de los nuevos asegurados bajo la 'Ley de Protección de Pacientes y Salud Asequible' se inscribieron justo antes del 24 de diciembre, la fecha límite para tener beneficios a partir del 1 de enero.
HealthCare.gov presentó serios problemas tras su lanzamiento el 1 de octubre, debido a que millones de personas ingresaron al sitio web y colapsó.
El desastroso lanzamiento del servicio decepcionó a quienes trataban de acceder al seguro de salud subsidiado. También dañó la credibilidad de Obama y su principal logro doméstico.
Funcionarios de la administración Obama creen haber superado los problemas técnicos y esperan que millones de estadounidenses que no tenían seguro médico tengan finalmente cobertura.
Las críticas al lanzamiento del servicio afectaron los índices de aprobación de Obama, alarmaron a los congresistas demócratas que afrontan la reelección en el 2014 y dieron un impulso a los republicanos que se opusieron a la ley.