Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ministra del Jemer Rojo implicada en el genocidio dice ser "buena persona"

La ex ministra de Asuntos Sociales y antigua ex dirigente del Jemer Rojo, Ieng Thirit, negó hoy cualquier implicación en el genocidio de Camboya y se definió ante el tribunal internacional como "una buena persona".
En su comparecencia en la vista celebrada por el tribunal para examinar el recurso de apelación contra su detención, Ieng Thirit, a quien se acusa de crímenes contra la Humanidad, rechazó tener conocimiento de las atrocidades cometidas por el régimen del Jemer Rojo, desde abril de 1975 a enero de 1979.
"No entiendo porque una buena persona es acusada de esos crímenes, ya he sufrido mucho y no puedo tener más paciencia después de que las acusaciones erróneas que se han hecho contra mi", dijo Ieng Thirit, de 76 años.
Después de alegar al inicio de la vista que su estado de salud le impedía hablar en su defensa, y que por ese motivo delegaba a su equipo de abogados exponer el argumento del recurso, la ex ministra arremetió contra los jueces del tribunal.
"No continúen acusándome de asesina, de lo contrario caerá sobre vosotros la maldición del infierno" espetó Ieng Thirit, esposa del también antiguo dirigente y ex ministro de Asuntos Exteriores del Jemer Rojo, Ieng Sary, de 83 años y acusado de crímenes de guerra y contra la Humanidad.
La Fiscalía insistió durante la vista en que Ieng Thirit tiene que permanecer encarcelada para prevenir su huida y una eventual coacción de los testigos que serán llamados a declarar en su juicio, cuya fecha de inicio no ha sido anunciada.
La pareja fue detenida en noviembre de 2007 en su lujosa casa de Phnom Penh, por orden del tribunal auspiciado por Naciones Unidas después de las investigaciones llevadas a cabo con la finalidad de probar su implicación en las atrocidades ocurridas durante el régimen del Jemer Rojo, desde enero de 1975 a abril de 1979.
Cerca de 1,7 millones personas perecieron a causa de la hambruna, las enfermedades y en el transcurso de la purgas ordenadas por la cúpula de la organización extremista.
La acusada es hermana de Khieu Ponnary, la primera mujer de Pol Pot, el "hermano número uno" del Jemer Rojo y fallecido en 1998 cuando la organización se encontraba al borde de la desintegración a causa de las deserciones y las luchas internas.
Ieng Thirit, quien, al igual que su marido y que Pol Pot, estudió en París, desempeñó la misión de supervisar las condiciones de vida en los numerosos campos de trabajos forzados en los que murieron decenas de miles de personas.
La esposa de Ieng Sary, la única mujer de entre los cinco ex dirigentes del Jemer Rojo que están detenidos, fue también la autora del informe que denunció la supuesta infiltración de "agentes extranjeros" en la organización, y que llevó a Pol Pot a ordenar una amplia purga interna que costó la vida a miles de miembros del Jemer Rojos, incluidos varios ministros, según la investigaciones realizadas por el Centro para la Documentación del Genocidio.
Los otros acusados son Kaing Guev Eav o "camarada Duch", de 66 años y jefe del centro de torturas de Tuol Sleng; Nuon Chea, de 82 años y hermano "número dos" de la jerarquía del Jemer Rojo; y el presidente del régimen de Kampuchea Democrática, Khieu Samphan, de 77 años.
El tribunal internacional tiene previsto reanudar el juicio de Duch a finales del próximo marzo, cerca de un mes y medio después de que se celebrara la primera vista.