Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ministra argentina de Salud dice que el dengue "vino para quedarse" en A. Latina

Imagen de personal sanitario argentino durante una campaña de fumigación en la ciudad de Corrientes, al noroeste del país. EFEtelecinco.es
La ministra argentina de Salud, Graciela Ocaña, consideró hoy que el dengue "vino para quedarse" en América Latina y aseguró que la enfermedad "no se puede evitar, pero sí prevenir".
Ocaña se reunió hoy con ministros de Salud de municipios de la provincia de Buenos Aires para coordinar acciones de control del vector, el mosquito "aedes aegypti", tras lo cual afirmó que el servicio sanitario argentino está haciendo los máximos esfuerzos para combatir el brote, considerado el peor de la historia.
"El dengue vino para quedarse en América Latina", dijo a periodistas al final del encuentro e insistió en la necesidad de reforzar la tareas de prevención para que la enfermedad no continúe su avance.
Organizaciones civiles denunciaron este martes que la situación del dengue en Argentina se "descontroló" por el "fracaso en la prevención y el control" de la enfermedad, y señalaron la existencia de 20.000 casos, frente a los 7.869 confirmados por el Gobierno.
Hasta el momento, el dengue ha causado la muerte de tres personas, dos en la provincia de Salta y una en Chaco, pero se analizan otros casos de víctimas que fallecieron con síntomas de esta enfermedad.
Ocaña negó ayer que el Gobierno "esté tapando el problema del dengue" por las elecciones legislativas que se celebrarán en junio próximo y admitió que "nadie puede ignorar lo que pasa, porque el problema está".
Las provincias más castigadas son las norteñas Chaco, Salta y Catamarca, aunque la enfermedad ha llegado a Buenos Aires y su conurbano, donde existen más de 200 afectados.