Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ex ministro paraguayo que dejó su asilo en Honduras es trasladado a un hospital policial

El ex ministro de Interior de Paraguay Sabino Augusto Montanaro fue trasladado hoy por orden judicial a un hospital de la Policía desde el sanatorio privado al que ingresó tras regresar esta madrugada al país después de dos décadas en Honduras como asilado.
Montanaro, de 86 años, fue revisado por un médico forense en el Sanatorio Adventista, en Asunción, tras lo cual "el juzgado ha dispuesto su traslado al policlínico policial Rigoberto Caballero", afirmó el juez Arnaldo Fleitas.
El magistrado, que tiene a su cargo una de las causas abiertas contra Montanaro por apresamientos ilegales, tortura y desapariciones forzadas, explicó que se ha concluido que "no hay inconveniente" para trasladarle de un sanatorio a otro.
Montanaro padece "arterioclerosis senil, trastornos cognitivos crónicos de origen a determinar y es portador de un globo vesical, así como una enfermedad de Parkinson", según el parte médico, que recomienda su permanencia en un hospital.
Por su parte, el abogado de la familia Montanaro, Luis Troche, explicó que el que fuera ministro desde 1966 hasta el derrocamiento de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), "renunció al blindaje del asilo político" para retornar a su país debido al progresivo deterioro de su estado de salud.
El abogado anuncio que va a pedir que se levante el estado de rebeldía dictado contra el ex ministro y a tramitar también su reclusión domiciliaria porque las personas mayores de 70 años no pueden ser condenadas.
Montanaro llegó en un vuelo comercial y fue llevado del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi al Sanatorio Adventista, donde se concentraron inmediatamente cientos de familiares de víctimas de la represión durante la dictadura.
La justicia paraguaya ha requerido al menos dos veces la extradición de Montanaro, lo que no pudo concretarse debido a que no existía un tratado de ese tipo hasta que fue firmado a mediados del año pasado en Tegucigalpa.