Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mitad de los profesores teme una agresión de sus alumnos

Un 7,4 por ciento de los profesores asegura que alguna vez ha sido agredido por algún alumno y casi un 2 por ciento admite que los alumnos le agreden físicamente una vez al mes. El 32,4 por ciento declara haber sido intimidado o amenazado alguna vez. 
La encuesta, que se ha hecho entre 1.300 trabajadores de catorce Comunidades Autónomas, revela que un 37,5 por ciento de los docentes se considera bastante estresado por la interacción con los alumnos. Frente a ellos, un 5 por ciento afirma no sentir ningún grado de estrés.
Uno de cada tres profesores sufre niveles elevados de estrés en su relación con el alumnado y más de la mitad padece comportamientos disruptivos, "aquellos que mediante constantes interrupciones de la clase, gamberradas, contestaciones o el hablar continuadamente en clase, impiden el normal desarrollo de la tarea docente".
Con la familia
El porcentaje de docentes que se consideran bastante estresados por su relación con las familias de los alumnos se eleva al 19,5 por ciento. Un 24 por ciento dice haber recibido insultos alguna vez, un 19,3 por ciento confiesa ser víctima en alguna ocasión de maltrato psicológico y un 4 por ciento ha sufrido alguna vez una agresión física.
Además de las relaciones del profesor con el alumnado, las que este mantiene entre sí le provocan al docente un nuevo aumento del nivel de estrés, dato esperable pues los dos colectivos son los que generan una mayor cantidad de interacciones entre sí.
Prevención
El sindicato UGT reivindica "una ley estatal que reconozca la autoridad pública para todo el profesorado" y recomienda que las medidas preventivas deben dirigirse a "mejorar, controlar, legislar y favorecer las relaciones profesor-alumno y la de los propios alumnos entre ellos".
Asimismo, considera necesario introducir medidas para la prevención de comportamientos considerados como 'violencia escolar'. Entre ellas, "medidas de atención a la diversidad para la atención del alumnado, ampliación de las plantillas, dotación de nuevos perfiles profesionales que permitan reforzar la labor docente, formación en habilidades sociales, favorecer la mediación como metodología para la solución pacífica de los conflictos en los centros".
 
EBP