Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El momento de la verdad: ¿ha funcionado la operación bikini?

A nadie le gusta no estar en forma y que los demás se den cuenta. Pero los más severos solemos ser nosotros mismos. Y todo tipo de cuidados para estar "en forma" y para que lo parezca se quedan cortos. Llegó el verano y a este le antecede una serie de meses en los que muchas personas han trabajado sus físicos en gimnasios, salas de rayos uva e incluso clínicas de belleza en las que son sometidos a distintas intervenciones.
De este modo, mientras los cuidados masculinos van más orientados a mostrar un cuerpo fuerte y deportivo, para lo que la práctica de ejercicio juega un papel fundamental, las mujeres utilizan muchos tipos de cremas y, si pueden permitírselo, se someten a una operación: reducción de vientre, aumento de pechos, etc. Pero hace ya mucho tiempo que los cuidados estéticos de los hombres se han vuelto más intensivos.
"Es necesario para ligar", dicen muchos, e incluso para conseguir ese ansiado amor de verano centro de parte de la literatura española del siglo pasado. Todo parece indicar -y las encuestas ad hoc así lo reflejan- que un 'buen físico' es una condición necesaria y suficiente para encontrar pareja. Un lenguaje común que todos compartimos hasta en nuestros ratos de ocio. El estrés no nos abandona y además son pocos los días de asueto: la playa nos espera. A.V.