Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un montañero español está desaparecido desde el jueves en el Mont Blanc, y otros dos atrapados

Un montañero español se encuentra desaparecido desde el jueves pasado en el lado francés del Mont Blanc, en los Alpes, mientras que otros dos españoles están bloqueados debido al mal tiempo en la parte italiana de la misma montaña, ha confirmado a Europa Press una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
Del primer caso se está encargando el Consulado General en Lyon, que se mantiene en contacto con la familia del desaparecido, que ha pedido la "máxima discreción" en el asunto, señala la portavoz, que no ha revelado la identidad de ninguno de los españoles.
No obstante, el pelotón de Gendarmería de Alta Montaña de Chamonix ha difundido una alerta, reproducida en varios medios de comunicación franceses, para intentar recabar más datos sobre el eventual paradero del desaparecido entre otros montañeros que hayan podido cruzarse con él.
Según esta fuente, el desaparecido es Jesús Igualda Delgado, un alpinista aparentemente "curtido" que, el jueves pasado, abandonó el refugio de los Cósmicos en dirección a la cumbre de La Aiguille de Bionnassay, a 4.052 metros de altura.
Por ahora, las últimas personas que le vieron son un grupo de alpinistas alemanes y su guía que habían salido en la misma dirección que el español pero que prefirieron dar media vuelta al encontrarse con unas condiciones meteorológicas demasiado desfavorables.
Los otros dos españoles permanecen bloqueados junto a una tercera persona, de distinta nacionalidad, en la parte italiana del Mont Blanc, a la espera de que las autoridades de ese país puedan retomar las labores de rescate, que tuvieron que suspender por el mal tiempo.
En este caso, los españoles pudieron advertir a sus familiares de su situación. El Consulado General en Génova, junto a los servicios centrales en Madrid, se mantiene en contacto con la familia y con las autoridades italianas competentes en la materia.