Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte del nigeriano de Palma se produjo al intentar robar y no por drogas

Los investigadores de la Policía Nacional trabajan con la hipótesis de que el nigeriano que resultó muerto el pasado domingo por la noche en el barrio palmesano de Son Gotleu, lo que provocó una batalla campaña entre subsaharianos y gitanos, se precipitó al vacío cuando se descolgaba por la fachada del edificio con idea de entrar a robar en una vivienda, fue visto por unos vecinos, que lo increparon, y en el momento de intentar huir agarrándose a una tubería, ésta cedió.






Nigerianos y gitanos quieren "paz"
Los representantes de los nigerianos y del colectivo gitano en el barrio palmesano de Son Gotleu han negado que mantengan una "guerra", por lo que se han comprometido a respetar la convivencia.
Concretamente, se ha celebrado una nueva reunión en la comisaría de la Policía Local de Son Gotleu entre el regidor de Seguridad Ciudadana, Guillém Navarro, la teniente de alcalde de Bienestar Social, Sandra Fernández, el representante de los nigerianos en el citado barrio, Robert Uwagboe, y el representante de los gitanos, Joaquín Fernández.
En este encuentro, la comunidad nigeriana y gitana han acordado confiar en la Justicia, para que dilucide si hubo alguna persona responsable en la muerte del joven nigeriano, al tiempo que los responsables municipales les han pedido que transmitan a sus respectivas comunidades que el enfrentamiento entre ambas "no existe realmente, sino que ha sido una cosa puntual".
El encuentro se ha producido ante una fuerte presencia policial con más de medio centenar de agentes de la Policía Local y Nacional, debido a que a las puertas de la Comisaría, se habían congregado unos sesenta nigerianos con carteles en los que se exigía Justicia, si bien no han ocasionado ningún incidente.