Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete muertos en el derrumbe de un edificio de tres plantas en Palma de Mallorca

Mallorca: una tragedia que se veía venir. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
El suceso ha tenido lugar sobre las doce y media de la noche cuando se ha derrumbado un edificio construido en 1959 con piedra porosa de marés, típica de Mallorca, ubicado en el número 21 de la calle Rodríguez Arias, donde los técnicos de la compañía Gesa Endesa han constatado durante la madrugada que no se ha producido un escape de gas.
Fuentes municipales han explicado que los siete muertos son un matrimonio alemán y miembros de una familia mallorquina y de otra colombiana, cuyos cadáveres han sido recuperados a lo largo del día por los equipos de rescate, que han trabajado veinte horas en el desescombro de las ruinas.
Los dos cónyuges del matrimonio alemán tenían unos sesenta años y ocupaban el último piso del edificio.
La menor, de unos quince años, vivía en el segundo piso con sus padres y su hermana, quien no se encontraba en la casa porque estudia en Barcelona. A causa del desplome ha fallecido el padre de la familia, cuya edad se desconoce, y ha resultado herida la madre, que permanece ingresada en un hospital.
En el primer piso del edificio residía una familia de origen colombiano, de la que han muerto dos hombres de unos treinta años, que, según fuentes vecinales, eran cuñados, así como la madre de uno de ellos, cuya edad no se conoce de momento.
El hombre de unos 70 años que ha resultado herido a consecuencia del hundimiento es, según una fuente de los Bomberos, un vecino que residía en la vivienda contigua, un casa de planta baja.
Tanto la mujer como el hombre heridos se encuentran fuera de peligro, ha indicado el Ayuntamiento.
En cuanto a las identidades de las víctimas, la Policía Nacional ha explicado que no se facilitará hasta que no se comunique el fallecimiento a todos los familiares.
En el rescate han participado tanto efectivos de los equipos de rescate, unas 45 personas, como vecinos del barrio de Es Fortí, donde se encuentra el inmueble, que han acudido nada más ocurrir la tragedia para ayudar.
Los vecinos denuncian el mal estado del inmuble
Los vecinos de los inmuebles colindantes han denunciado que el edificio se encontraba deteriorado y presentaba grietas, estado que había empeorado a raíz de las intensas lluvias caídas en las últimas semanas en Palma.
Pese a ello, algunos vecinos han declarado que el hundimiento del edificio fue precedido por una fuerte explosión. 
El edifico estaba en muy malas condiciones. Recientemente los dueños de los inmuebles habían revisado la estructura con un técnico. Un testigo ha asegurado que en algunas de las grietas de la construcción se podía meter una mano. Sin embargo, el regidor de Seguridad Ciudadana, Antoni Donaire, ha dicho que el Ayuntamiento no había recibido ninguna queja de los vecinos.
La alcladesa Aina Calvo ha pedido prudencia sobre las causas del derrumbe y ha asegurado que el edificio no tenía pendiente pasar ninguna inspección. La construcción tenía 60 años.
A consecuencia del desplome, el consistorio ha desalojado por seguridad a 59 personas de seis edificios próximos, 30 de las cuales han sido realojadas en el Hotel Continental y que "en pocos días" podrán volver a sus viviendas, según Garví.
Este suceso, y elincendio ocurrido también a medianoche en Palma con el balance de dos muertos, han llevado al Ayuntamiento palmesano y al Govern balear a declarar dos días de luto oficial.
 EPF/EBP