Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro muertos y tres heridos en un accidente en Barcelona

Cuatro personas han muerto y tres más han resultado heridas, una de ellas muy grave, en un accidente a la altura de Castellví de Rosanes (Barcelona) de la AP-7 en el que se han visto implicados dos vehículos. Los primeros indicios apuntan la somnolencia de uno de los conductores como posible causa del accidente.
Los muertos son tres jóvenes de 30 años y uno de 20 , y los heridos han sido trasladados a los hospitales de Martorell y de Bellvitge. Según ha informado el Servei Català de Tránsit, el accidente tuvo lugar a las 04.30 horas cuando un coche, que circulaba dirección a Barcelona, se saltó la mediana y colisionó con otro.
Las primeras informaciones apuntan que uno de los turismos, que circulaba en sentido Francia y ocupado por tres personas, ha saltado la mediana. El conductor perdió el control e invadió el sentido contrario, donde chocó con un segundo turismo que circulaba en sentido Tarragona, ocupado por cuatro personas.
De los tres ocupantes del vehículo que circulaba en sentido norte, ha muerto el acompañante de detrás. El conductor, que es novel, ha quedado herido grave y ha dado negativo en las pruebas de alcoholemia y de drogas. El ocupante del asiento delantero también está herido leve. Tres ocupantes del coche que circulaba en sentido sur han muerto también  y un cuarto se encuentra en estado muy grave.
El accidente obligó a cortar la autopista en sentido Tarragona durante más de dos horas , entre las cinco y las siete de la mañana, momento en el que ya se ha normalizado la circulación. Han intervenido nueve dotaciones de los Mossos d'Esquadra y cinco de los Bomberos de la Generalitat.
Se pide a los conductores que en caso de realizar desplazamientos nocturnos, momento en que el cansamiento y la somnolencia puede hacer acto de presencia, que se conduzca lo suficientemente descansado. La fatiga disminuye la atención, la concentración y los reflejos, y eso hace aumentar el riesgo de accidentes.