Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer es indemnizada con 24.000 euros por las molestias del ‘botellón’

El Ayuntamiento incurrió en una dejación de funciones. Foto: Archivotelecinco.es
La vecina, residente en la Ronda de Capuchinos, sufrió al menos durante los años 2004, 2005 y parte de 2006 la presencia de dos discotecas y de un "botellón" en la calle donde la propia Policía Local llegó a contabilizar a 750 personas.
 
En la mayor indemnización concedida hasta ahora en España por este tipo de problemas, el juzgado de lo Contencioso 5 de Sevilla entiende que el Ayuntamiento incurrió en una dejación de funciones por no actuar pese a las reiteradas denuncias y llamadas de los vecinos y pese a tener el "amparo legal" para hacerlo.
 
La sentencia hace un relato dramático de la situación creada por los "gritos, reyertas, coches, discotecas, vomitonas, olor a orines y gran cantidad de botellas y bolsas en el suelo" hasta las cuatro de la madrugada y, "en el caso de los más perseverantes, hasta las siete" desde el jueves al sábado de todas las semanas.
 
Ruido a todas horas
 
A las siete de la mañana, añade la sentencia, la empresa de limpieza municipal Lipasam empezaba a recoger las cientos de botellas produciendo más ruidos que los jóvenes, porque en vez de limitarse a recogerlas las rompía con mazas de madera para luego absorberlas. La juez considera que la demandante padeció un daño moral doble. Por un lado, la vulneración de su intimidad. Y por otro lado, la impotencia de ver como las fuerzas del orden no ponían fin a la situación, pese a su evidencia y reiteración.
 
La afectada estuvo defendida por el abogado sevillano Joaquín Herrera, miembro de la asociación Juristas contra el Ruido, que ha emprendido una batalla en los tribunales de toda España para que la contaminación acústica sea considerada delito contra el medio ambiente. DCB