Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 300 mujeres son diagnosticadas cada año de cáncer de ovario en la Comunidad Valenciana

Más de cinco millones de mujeres son diagnosticadas al año de un cáncer ginecológico --ovario, útero, cérvix, vulva y vagina-- en el mundo, más de 12.300 de ellas en España. En el caso de la Comunitat, alrededor de 300.000 mujeres son diagnosticadas de cáncer de ovario cada año.
El cáncer de ovario ocupa el segundo lugar en incidencia dentro de los tumores ginecológicos, con un 33 por ciento, pero casi el 80 por ciento de ellos se diagnostica en etapas avanzadas de la enfermedad, lo que le convierte en un cáncer agresivo y con menor posibilidad de curación, con una mortalidad superior al 60 por ciento, según ha informado la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco) en un comunicado.
Uno de los factores pronósticos más importantes del cáncer de ovario es el estadio, ya que cuanto más precoz es el mayores son las posibilidades de curación. "Es fundamental que las mujeres identifiquen cuáles son los síntomas de alarma que pueden hacer sospechar de la existencia de un cáncer de ovario. De esta manera, podrán acudir al oncólogo/especialista a tiempo de intervenir el tumor y que éste no progrese", ha asegurado la presidenta de Asaco, Paz Ferrero.
La cuestión reside en que el cáncer de ovario produce síntomas muy poco específicos al inicio. "Los principales síntomas relacionados con la enfermedad pueden asociarse en multitud de ocasiones con molestias digestivas, molestias a consecuencia del periodo, de modo que tendemos a no hacer caso de estos hasta que ya son muy evidentes", ha explicado.
El oncólogo médico y director coordinador del Área Clínica de Oncología Ginecológica de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), el doctor Andrés Poveda, ha explicado que este tipo de tumor tiene una incidencia en la Comunitat Valenciana de más de 300 casos al año.
La mayoría de las pacientes se diagnostican en los estadios III y IV por la ausencia de técnicas eficaces de diagnóstico precoz. Algo contraproducente ya que "el diagnóstico en etapas precoces, es decir en estadio I, permite una tasa de curación superior al 80 por ciento. Cifra que desciende de forma considerable hasta situarse por debajo del 50 por ciento para los estadios avanzados III y IV", ha señalado.
COMUNICACIÓN CON LAS PACIENTES
La presidenta de Asaco, Paz Ferrero, ha subrayado la importancia de que los profesionales médicos cuenten "con todos los recursos disponibles a su alcance para desarrollar su trabajo", así como la necesidad de que éstos "aborden la comunicación con la paciente desde un punto de vista clínico y humano".
"El especialista ha de abordar con la paciente todos los aspectos que se ven afectados por este tumor, es decir, aquellos relacionados con la fertilidad, la sexualidad, el consejo genético o la menopausia, así como aquellos relacionados con el aspecto psicológico", ha asegurado.
Por su parte, el ginecólogo oncólogo, jefe de Servicio de Ginecología del IVO de Valencia, el doctor Lucas Minig, ha indicado que "la expectativa de vida de pacientes afectadas por cáncer de ovario puede extenderse hasta en un 20 por ciento cuando la cirugía es adecuadamente realizada por un equipo liderado por un ginecólogo oncólogo".