Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 40% de mujeres latinoamericanas son víctimas de violencia machista

Mural contra la violencia machista en la Universidad Complutense de Madrid. Foto: Archivo EFEtelecinco.es
La violencia machista se ceba con las mujeres latinoamericanas. Un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe muestra que hasta un 40% de las mujeres en Iberoamérica son víctimas de violencia machista y seis de cada diez sufre maltrato psicológico. Hoy se celebra el Día Internacional contra el Maltrato.
El informe '`Ni una más! Del dicho al hecho: Cuanto falta por recorrer?' fue redactado a iniciativa del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon y recoge que las formas de violencia van desde el maltrato a la pareja a la trata de blancas, violencia discriminatoria contra mujeres migrantes e indígenas, pasando por el acoso y violencia sexual, entre otras.
En el Día Internacional contra el Maltrato, el informe revela que cerca de la mitad de las mujeres iberoamericanas, concretamente el 45 por ciento de ellas, reconoce haber recibido amenazas de sus parejas, y entre el 5 por ciento y el 11 por ciento de las mujeres dice haber sido víctima de abusos sexuales.
De entre las formas de violencia en la región, el maltrato psíquico suele ser el más frecuente. En Colombia y Perú, por ejemplo, los casos superan el 60 por ciento mientras que en Bolivia y México llegan a casi el 40. Por maltrato psicológico se entiende insultos, descalificaciones, humillaciones y burlas, entre otros.
Objetivo prioritario de las agendas públicas
La organización insta a que la erradicación de este problema se convierta en el objetivo central de las agendas públicas, ya que se trata de una cuestión de Derechos Humanos, y por tanto supone un obstáculo para el desarrollo del país, señala el informe.
A pesar de los notables avances en normativas internacionales y legislaciones nacionales que protegen los derechos de la mujer, el estudio consigna que existen serias deficiencias en la aplicación de las normas, en la provisión de servicios y en el acceso a la justicia por parte de las víctimas. Tampoco se han destinado suficientes recursos a la prevención, sanción y erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer