Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres con éxito y mayores ingresos tienen más riesgo de sufrir maltrato

Cartel de la úlitma campaña del Gobierno contra la violencia machista.telecinco.es
Las mujeres que aportan mayores ingresos al hogar tienen un riesgo más elevado de sufrir maltrato en el seno de la pareja, mientras que en los hombres sin trabajo aumenta hasta tres veces el riesgo de ser agredido por su mujer. Lo dice un estudio sobre de la Fundación SM, que analiza los proyectos familiares de las parejas jóvenes -de entre 16 y 39 años-, que cada vez se casan menos y con más edad.
El estudio 'Matrimonios y parejas jóvenes. España 2009' se basó en en 2.500 entrevistas -1.800 casadas y 700 que viven en pareja estable para analizar el maltrato verbal y físico de las parejas, más frecuente en las menos estables.
El 17 % de los entrevistados reconoce que su pareja les insulta en alguna ocasión cuando discuten y un 3,5 % declara que le ha agredido físicamente.
En los matrimonios poco estables estos porcentajes son mayores con un 42 % que admite haber recibido insultos de su pareja y el 13% haber sido objeto de una agresión.
Según el informe, el riesgo de maltrato contra los varones aumenta más de tres veces cuando está en paro, porque esta situación devalúa la posición social del hombre en el seno de la pareja, al inhabilitarlo para cumplir una de las principales funciones tradicionalmente asignadas por la sociedad.
Respecto a la mujer, el hecho de aventajar a su cónyuge en ingresos comporta mayor riesgo de sufrir maltrato, como reacción de algunos varones a la pérdida de estatus y control en el seno de su pareja, concluyen los autores de este análisis.
Uno de los motivos que generan conflictos en las parejas es la distribución de tareas, que las mujeres siguen asumiendo en la mayor parte, aunque mejoran esta posición cuando trabajan.
En uno de cada cinco parejas jóvenes el reparto de las tareas domésticas es equitativo y en mismo porcentaje encuestados declara mantener discusiones por este asunto. Más de las mitad de las mujeres consideran que las obligaciones domésticas impiden "mucho o bastante" a las mujeres que trabajan fuera de casa progresar profesionalmente.
Tras el nacimiento de los hijos, el 37 por ciento de las mujeres ha interrumpido su trabajo un año o más y un 15 por ciento ha dejado de trabajar definitivamente.
Ocho de cada diez parejas jóvenes mantienen relaciones cercanas con sus familias y el 41 % de los entrevistados declara que contó con el apoyo económico de padres o suegros.
Preguntados por la convivencia ideal en pareja, el 45 % se inclina por el matrimonio precedido por la cohabitación, el 32 % prefiere alguna opción diferente al matrimonio y un 19% adicional se inclina por el matrimonio civil.
Sobre la forma de enamoramiento, dos de cada tres personas de menos de 40 años dicen que se enamoraron poco a poco, y una de cada cuatro se enamoró nada más conocerla.