Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho de cada 10 mujeres menopáusicas sufre dolor articular

Ocho de cada 10 mujeres menopáusicas sufren dolor articular, según el ginecólogo Esteban Rodríguez Bueno, coordinador Nacional del Grupo de Artrosis de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y participante del II Curso de formación continuada para ginecólogos, organizado en Barcelona.
Este curso, organizado por la AEEM y la Sección de Menopausia de la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología, con el apoyo de Bioibérica Farma, ha hecho una revisión de los últimos estudios realizados en España y ha dado las herramientas a los especialistas para diagnosticar y tratar esta enfermedad, que en España sufren siete millones de personas.
Según Rodríguez, la artrosis es "la enfermedad de las tres efes". "En primer lugar, es femenina porque afecta más a mujeres que a hombres; en segundo lugar, es frecuente, porque el 80 por ciento de las mujeres menopáusicas tiene dolores articulares; y en tercer lugar, es relativamente fácil de diagnosticar, porque si de inicio es muy difícil, cuando empieza a dar problemas se detecta rápidamente".
La prevalencia de esta enfermedad experimenta un brusco aumento en mujeres de más de 45 años y se ha demostrando que una de las causas es la pérdida de estrógenos debido a la llegada de la menopausia, según el estudio EPISER.
Un 84 por ciento de las mujeres menopáusicas tiene dolores articulares y, de ellas, un 61 por ciento lo define como intenso o insoportable, según el estudio 'Mujer Menopáusica y Artrosis 2', de 2010. De las 1.102 mujeres que participan en esta investigación, el 33 por ciento está diagnosticada de artrosis. Sin embargo, según el American College of Rheumatism, son el 59 por ciento quienes la padecen.
La artrosis no se puede curar, pero sí se puede tratar y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. La AEEM recomienda, por ejemplo, vigilar el peso, evitar los tacones altos, realizar ejercicio moderado y ayudarse de un bastón, si es necesario. Además, se recomienda el tratamiento con medicamentos condroprotectores para proteger el cartílago articular y aliviar el dolor.
Los condroprotectores --un término que literalmente significa medicamentos protectores del cartílago-- son fármacos de acción sintomática lenta (SYSADOA) que actúan sobre las tres estructuras de la articulación afectadas por la artrosis: el cartílago articular, la membrana sinovial y el hueso subcondral. No sólo alivian los síntomas de la artrosis, sino que tienen capacidad de frenar el proceso degenerativo que tiene lugar en las articulaciones.