Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tercio de las mujeres con patologías neurológicas sufre también violencia doméstica

Un tercio de las mujeres que padecen algún tipo de patología neurológica sufren también violencia doméstica, según ha alertado la Sociedad Española de Neurología (SEN), con motivo de la celebración, el 30 de enero, del Día Mundial de la No Violencia.
Además, la organización ha señalado que los maltratos que se producen durante la infancia pueden originar y agravar diversas enfermedades neurológicas en la etapa adulta como, por ejemplo, trastornos cognitivos y del sueño e, incluso, ictus, fibromialgia y ciertas patologías autoinmunes.
"En los últimos años, una de las enfermedades cuya cronicidad más se ha relacionado con la violencia infantil y de género ha sido la migraña. El factor que con más frecuencia provoca y cronifica los ataques de migraña es el estrés. Los acontecimientos estresantes vitales, especialmente aquellos muy graves, tanto del presente como del pasado, pueden ser un factor de agravamiento de la historia natural de la migraña, aunque con frecuencia, ni el paciente ni el médico son conscientes de dicha relación", ha comentado el coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, David Ezpeleta.
Asimismo, los estudios que han comparado mujeres con y sin experiencias de violencia de género han observado que existe un incremento significativo del riesgo de migraña en aquellas que sufren maltrato en cualquiera de sus formas, siendo mayor en las mujeres con abusos sexuales y en aquellas con síntomas depresivos asociados.
En concreto, uno de los estudios más recientes realizado en España, encontró una diferencia de 12,8 puntos más en las mujeres que sufrieron maltrato de género en el último año respecto a las mujeres que no lo habían sufrido nunca.
"A la vista de las investigaciones actuales, es importante considerar una historia de maltrato en las pacientes con cefalea, en especial en las que se identifiquen factores de riesgo o favorecedores de cronificación, como trastornos psicoafectivos, trastornos del sueño, otros dolores crónicos y sobreuso de medicación, así como en cualquier paciente neurológico con una patología neurológica crónica discapacitante", ha destacado la miembro del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, Sonia Herrero.
58% DE LOS PACIENTES CON MIGRAÑA CRÓNICA SUFRIERON ABUSOS EN LA INFANCIA
Del mismo modo, varios estudios han confirmado la asociación entre cefaleas crónicas diarias de los adultos (sobre todo la migraña crónica) y antecedentes de abuso sexual, físico o psíquico en la infancia. Uno de ellos, realizado en Estados Unidos y Canadá, señala que los pacientes adultos con migraña crónica presentan antecedentes en la infancia de abusos en general (58%), psíquicos (38%), físicos (21%) y sexuales (25%).
Por otra parte, estudios pediátricos muestran que el antecedente de abuso sexual y físico también es más frecuente en niños con cefaleas crónicas diarias. "Los abusos en la infancia parecen provocar en niños, predispuestos genéticamente, una mala regulación del eje hormonal hipotalámo-hipofisario-adrenal, hecho que se ha relacionado con un menor umbral para el dolor. La importancia de este tipo de datos está en que la asociación entre abuso infantil y dolor actual o futuro no es meramente estadística, sino que obedece a alteraciones biológicas que la explican y confirman", declara el miembro del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, Robert Belvís.
Y es que, quien ha sufrido abusos en la infancia establece mecanismos para olvidar recuerdos "tan desagradables". Sin embargo, según apostilla Belvís, ante un estímulo que evoque de alguna manera la situación en la que se produjo el abuso, el adulto puede empeorar su migraña o cualquiera de las enfermedades antes citadas.
Por todo ello, Ezpeleta ha destacado la necesidad de que los profesionales sanitarios estén "alerta" ante la posibilidad de que un paciente presente síntomas de abuso maltrato, ya que son el "primer punto de contacto" de las víctimas de violencia.