Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

750 euros de multa por orinar y defecar en la playa de Valencia

La norma considera también infracciones leves, penadas con hasta 750 euros, el uso de los aparatos sonoros o instrumentos musicales con un volumen que provoque molestias a las personas y dejar instalados sombrillas, sillas o mesas para reservar un lugar en la playa. 
En el capítulo de infracciones graves, para las que se contemplan sanciones de hasta 1.500 euros, se incluyen la práctica de la pesca en lugares y horarios no autorizados; pernoctar en la temporada de baño; limpiar los enseres de cocinar en las duchas o deteriorarlas y bañarse cuando está izada la bandera roja.
De igual modo, se penaliza encender fuego en la playa a excepción de las hogueras de la noche del 23 al 24 de junio con motivo de la festividad de San Juan.
En cuanto a las infracciones muy graves, que supondrán multas de entre 1.501 a 3.000 euros, se alude al vertido y depósito de materiales que puedan producir contaminación y riesgo de accidente; cualquier ocupación con instalación fija o desmontable sin contar con la preceptiva autorización, y la circulación de embarcaciones a distancia inferior a 200 metros de la costa, entre otras.
Los chiringuitos, de interés turístico
Asimismo, el edicto incorpora en su Disposición Adicional Tercera el reconocimiento del "interés turístico, ciudadano y vecinal de los restaurantes fijos con terrazas situados en los paseos marítimos de las playas de la Malvarrosa, el Cabanyal, Pinedo y El Saler".
Se reconoce igualmente el "servicio al público que ofrecen y su repercusión en el paisaje de las playas valencianas". EBP