Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La población de murciélagos europeos ha aumentado un 43% entre 1993 y 2011, según la Agencia Europea del Medio Ambiente

La población de murciélagos europeos ha aumentado un 43 por ciento entre 1993 y 2011, aunque apuntan a una relativa tendencia a la estabilización desde 2003, según un estudio de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés).
El informe sobre murciélagos de la EEA es "el estudio más minucioso realizado sobre las tendencias de la población de murciélagos europeos", ya que se ha estudiado a 16 de las 45 especies de murciélagos que se encuentran en todo el continente. El estudio es una primera compilación de datos de diez esquemas de monitorización de nueve países, con los que se ha construido un prototipo a escala europea de las tendencias poblacionales.
Los inspectores contabilizaron y catalogaron murciélagos hibernando en 6.000 lugares en 9 países distintos y, se detectó que a nivel global los lugares de hibernación crecieron en un 46 por ciento entre 1993 y 2001 y se observó una relativa tendencia a la estabilización desde 2003.
"Es extremadamente motivador ver que las poblaciones de murciélagos han aumentado después de un declive histórico masivo", ha manifestado el director ejecutivo de la EEA, Hans Bruyninckx, que considera que esto sugiere que los objetivos de las "políticas de conservación durante los últimos diez años han tenido éxito".
Sin embargo, ha advertido de que muchas de las especies de murciélagos aún están en peligro, por lo que preservar su hábitat es aún una importante prioridad.
La monitorización de murciélagos también ayuda a entender los cambios en el conjunto de los ecosistemas, incluidos los provocados por el cambio climático, ya que estas especies son muy sensibles a los cambios ambientales. * Las poblaciones europeas de murciélagos decayeron de forma significativa, particularmente durante la segunda mitad del siglo XX, entre otras cosas debido a la agricultura intensiva, cambios en el uso del suelo, o las matanzas intencionadas y destrucción de sus perchas. El número de murciélagos también ha decaído del mismo modo que sus hábitat han sido fragmentados y degradados. Además, han sido envenenados por los tratamientos de las maderas de los árboles con químicos tóxicos como la dieldrina, que se utiliza en los tejados.
Los murciélagos son animales de vida larga pero con un ratio de reproducción muy lenta, por lo que las presiones ambientales o humanas pueden provocar el declive de sus poblaciones muy rápidamente y tienden a recuperarse con lentitud. Por ello, deberían aún seguir siendo consideradas especies vulnerables, según insiste el informe.
En este sentido, mientras las señales de crecimiento son positivas, los conservacionistas estiman que las poblaciones actuales aún son menores de lo que eran antes de que comenzara su declive.
El informe expone los primeros datos de Latvia, Hungría, Países Bajos, Austria, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia, Reino Unido y de los estados alemanes de Bavaria y Turingia.
La Agencia Europea del Medio Ambiente recuerda que la vida salvaje de Europa está bajo presión en numerosas zonas del continente. Según sus datos, solo el 17 por ciento de los hábitat y el 17 por ciento de las más de 1.000 especies de animales y plantas tienen un estado de conservación favorable, de acuerdo a la Directiva europea de Habitat.