Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada tres niños sufre accidentes por la peligrosidad de los andadores

Los datos recopilados por los servicios de urgencia europeos y americanos en los últimos veinte años "demuestran invariablemente que los andadores para niños son objetos peligrosos. Foto archivotelecinco.es
Andadores en el punto de mira. La Comisión Europea ha aprobado una norma que insta a los fabricantes de andadores infantiles a realizar ensayos exhaustivos durante la fase de producción para garantizar la estabilidad del artículo. Uno de cada tres niños que usa este producto sufre accidentes, según datos de los servicios de urgencias de hospitales europeos y estadounidenses.
Los datos recopilados en los últimos veinte años "demuestran invariablemente que los andadores para niños son objetos peligrosos, cuyo uso provoca miles de consultas en los hospitales".
El principal riesgo inherente al uso del andador infantil es su inestabilidad, y por ello la nueva norma define el tipo de ensayos que deberán pasar los fabricantes, así como prescripciones tendentes a evitar que los niños caigan, incluso por lugares tan peligrosos como las escaleras.
Los andadores que tienen una base con ruedas debajo de una estructura con un asiento para el bebé permiten movilidad mientras que el niño aprende a andar. Sin embargo, muchas asociaciones de pediatras estadounidenses han pedido prohibir la fabricación de andadores por su peligrosidad.
La Academia Americana de Pediatras (AAP) ha denunciado que el uso de estos artilugios aumenta el riesgo de lesiones craneales y las caídas y retrasan el desarrollo motor normal en los infantes.
La aplicación de este tipo de normas comunitarias es facultativa, pero la CE recuerda que un producto fabricado según las recomendaciones publicadas en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas se supone más seguro y de mayor calidad.ZA