Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obesidad en la adolescencia, relacionada con el sobrepeso en la guardería

La obesidad en adolescentes puede estar relacionada con el sobrepeso en edades previas ya que, según un reciente estudio que publica 'New England Journal of Medicine', los niños que tienen exceso de peso al comenzar la escuela son mucho más propensos a ser obesos al llegar a la adolescencia.
De hecho este estudio, realizado por la Universidad de Emory University' en Atlanta (EEUU) sobre 8.000 niños, revela que los niños que presentaban sobrepeso a los cinco años de edad eran cuatro veces más propensos a ser obesos a los 14 años, que los que empezaron la guardería con un peso saludable.
El 27 por ciento de los niños analizados tenían sobrepeso u obesidad al comenzar la escuela y el porcentaje aumentó al 38 por ciento al alcanzar los 14 años. "La mitad de la obesidad infantil se produjo en nuños que tenían sobrepeso en la edad preescolar", explica Solveig Cunningham, directora de la investigación.
Por ello, considera que habría que mejorar el enfoque sobre la obesidad en los menores. "Si sólo estamos centrados en mejorar el peso de los niños cuando son adolescentes, no tendrá tanto impacto como si lo hacemos en los años preescolares. El estudio no nos dice que tenemos qué hacer, pero ayuda a decirnos cuándo tenemos que pensar creativamente sobre lo que tenemos que hacer", ha señalado Cunningham.
A su juicio, lo que deja claro el informe es que la razón por la que la mitad de los niños eran obesos en la adolescencia es "porque habían tenido sobrepeso en la niñez". "Incluso el peso al nacer puede estar asociada con el riesgo de obesidad", agrega Cunningham.
CONTROL DEL PESO A EDADES MÁS TEMPRANAS
En este sentido, la doctora Ihuoma Eneli, directora médica del Centro de Peso Saludable y Nutrición en el Hospital Nacional de Niños en Columbus, estima que esta investigación puede hacer que "los pediatras sean un poco más conscientes de la necesidad ayudar a las familias y padres con problemas relacionados con el peso en edades mas tempranas. Si podemos ayudar a que el niño no tenga sobrepeso a los cinco años, sus posibilidades de convertirse en obesos son mucho más bajos", añade.
Por ello, determina que el mensaje para los padres siempre tiene que ser el mismo. "Hay que intentar alimentar a los niños de un modo sano, construir una relación sana con comida y ver que no hay una edad demasiado temprana para enseñarles a tomar hábitos de vida saludables".
La investigación, realizada en su mayor parte sobre adolescentes, ha demostrado que la tasa de obesidad infantil aumentó de un 4 por ciento a principios de 1960 a más del 15 por ciento para en 2000.
"Sin embargo, ya que muchos de los procesos que conducen a la obesidad comienzan temprano en la vida, se necesitan datos con respecto a la incidencia antes de la adolescencia", señalaron los investigadores en el 'New England Journal of Medicine'.
La investigación analiza el 'Estudio Longitudinal sobre la niñez temprana', realizado por el Centro Nacional de Estadísticas de Educación de EE.UU., por el que se midieron siete veces el peso y la talla de los niños entre 1998, cuando estaban en el jardín de infancia, y 2007, y ha revelado que la tasa de obesidad aumentó más rápidamente los dos primeros cursos --del 13 a casi el 19%--, pero no aumentó significativamente entre quinto y octavo.
Alrededor del 32 por ciento de los niños que tenían sobrepeso cuando entraron en la guardería se había convertido en obesos a los 14 años, en comparación con el 8% de los niños que empezaron con peso normal.
Entre la guardería y el último curso, la prevalencia de la obesidad se ha incrementado en un 65 por ciento en los de raza blanca, un 50 por ciento en los hispanos, y más del doble en los de raza negra. Entre los niños que procedían de las familias más sanas, el porcentaje de obesidad ha pasado de un 7 a un 11 por ciento entre la guardería y la adolescencia.
Por su parte, en los niños procedentes de las familias menos sanas, las tasas de obesidad eran mucho más altas y en los más pobres, la obesidad ha pasado de un 14 a un 24 por ciento de la niñez a la adolescencia, según los investigadores.
Entre los niños de las familias más ricas, más o menos 7 por ciento fueron obesos en el jardín de infantes y el 11 por ciento para el octavo grado.