Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obesidad es un factor de riesgo de cáncer mayor de lo que se creía

La obesidad es un factor más importante de lo que se creía hasta ahora en el riesgo de cáncer, especialmente para el hepático, reveló un estudio publicado hoy por la revista Cell.
Según científicos de la Universidad de California, experimentos realizados con ratones han confirmado que la obesidad "es un promotor bona fide del cáncer".
"A los médicos siempre les preocupa nuestro peso y su atención se centra en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2, enfermedades que se pueden controlar con los fármacos existentes", indicó Michael Karin, uno de los científicos que realizó el estudio.
"Sin embargo, también nos deberíamos preocupar del riesgo elevado de cáncer", agregó.
Según estudios epidemiológicos, para la gente que sufre de obesidad, el peligro de sufrir cáncer es 1,5 veces mayor que en las personas que no tienen problemas de peso.
Tal vez eso no sea mucho, pero equivale a 90.000 muertes por cáncer al año sólo en Estados Unidos y cuando se trata del cáncer hepático el peligro que enfrenta la gente obesa se multiplica por 4,5, sostuvo Karin.
Esas conclusiones fueron extraídas de un estudio realizado con ratones con tendencia a desarrollar carcinoma hepatocelular.
A esos roedores se les provocó la enfermedad mediante su exposición a un carcinógeno conocido como DEN cuando tenían dos semanas o cuando tenían tres meses, con la aplicación agregada de fenobarbitol, un compuesto que promueve el crecimiento tumoral.
Los científicos aplicaron DEN a los ratones de dos semanas y después los dividieron en dos grupos. Uno de ellos recibió alimentación baja en calorías y el otro una comida altamente calórica.
"Quedó claro que los ratones con la dieta alta en calorías desarrollaron un mayor número de cáncer hepático", aseveró Karin.
Para confirmar ese resultado, los científicos dieron una dieta normal a ratones que tenían un gen de obesidad.
Esos ratones también desarrollaron un mayor número de cánceres hepáticos lo que constituye una prueba de que no sólo es la dieta lo que provocó el cáncer sino también la obesidad de los animales, según el estudio.
"La obesidad parece ser tan poderosa como el fenobarbitol y hemos concluido que, al menos en ratones, esa obesidad es un verdadero promotor de los tumores", manifestó Karin.