Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los obispos aseguran que ahorran al Estado más de 3.000 millones de euros por los centros concertados

El vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal (i), el pasado mes de mayo en una rueda de prensa junto a Antonio Algora Hernando, obispo responsable del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia. EFE/Archivotelecinco.es
La Conferencia Episcopal Española (CEE) asegura que ahorró a las administraciones públicas, en el ejercicio de 2007, un total de 3.372.000.000 euros en educación por los centros concertados.
Fernando Giménez Barriocanal, responsable de asuntos económicos de la CEE, presentó hoy la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia en España, correspondiente al ejercicio fiscal de 2007, y aseveró, como se recoge en el documento, que la red de centros de titularidad católica ahorra importantes recursos a las Administraciones Públicas, especialmente en el ámbito de los colegios concertados.
Según los obispos, "el coste de una plaza en un centro público se acerca al doble del importe asignado para una plaza en un centro concertado". Según la Memoria, en 2007 existían en España 6.022 Centros de Titularidad Católica Privados y Concertados, con 1.277.256 alumnos matriculados.
La Memoria justificativa corresponde, dijo Barriocanal, al compromiso al que se llegó en diciembre de 2006 con la reforma del sistema de asignación tributaria, en el que se elevó el coeficiente al 0,7%, para el año 2007, mientras que la Iglesia católica renunció al carácter mínimo de los pagos a cuenta que venía recibiendo.
La Iglesia se comprometió también a mejorar la Memoria que venía presentando anualmente, cuyo contenido, dijo Giménez Barriocanal, "pretende no sólo justificar el empleo de los recursos obtenidos de la liberalidad de los ciudadanos sino también ilustrar la labor que desarrolla la Iglesia en nuestro país".
Tras afirmar que "la aportación de la Iglesia a la sociedad es evidente y justifica la colaboración de los poderes públicos", la CEE recuerda que los contribuyentes que han marcado la casilla del 0,7% son casi siete millones (6.958.012) de declaraciones.
Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, la Iglesia calcula que "el número de ciudadanos superó los 8.500.000. El importe total que los contribuyentes han asignado a la Iglesia por este concepto es de 241,3 millones de euros.
La Memoria recuerda que "la labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva siempre consigo otras funciones sociales, y que con poco dinero la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto".
Junto a la labor social y pastoral, Giménez Barriconal recordó que la Iglesia Católica en España es depositaria de un importante patrimonio cultural.
Dicho patrimonio, explicó, "lejos de constituir un tesoro económico o fuente de negocio, como algunos piensan, se concibe como un servicio a los demás. Un 34% de los españoles visitaron algún monumento en 2007, según la encuesta de hábitos y prácticas culturales.
La Iglesia, como depositaria de ese patrimonio, dijo, debe hacer frente a importantes gastos de rehabilitación y de mantenimiento ordinario, y, aunque "es cierto que existen importantes programas nacionales y autonómicos que colaboran en planes de rehabilitación", el peso de su mantenimiento recae fundamentalmente en la Iglesia, que sólo en obras de rehabilitación aportó a través de las diócesis 54 millones de euros en 2007.
La Memoria, que incluye datos sobre horas de trabajo del voluntariado y de los sacerdotes, número de centros asistenciales y educativos, y actividad litúrgica, señala que "resulta imposible cuantificar, en términos económicos, la aportación que realiza la Iglesia a la sociedad y el ahorro que para el conjunto de la misma supone su presencia pública".
En todo caso, concluye el documento, "por todos los conceptos citados, estaríamos hablando de varias decenas de miles de millones de euros".