Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una operación en La Palma culmina con 29 detenidos y 5 kilos de droga intervenida

Heroína intervenida el 28 de mayo pasado por la agentes de la Policía Nacional en Madrid y Valladolid en una operación contra el tráfico de estupefacientes por toda España. EFE/Archivotelecinco.es
La operación Remero llevada a cabo por la Guardia Civil en La Palma desde octubre de 2007 ha culminado con la detención de 29 personas y la incautación de cinco kilos de heroína, cocaína, hachís y marihuana, informó hoy el instituto armado.
Esta investigación, desarrollada por la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane, ha permitido la desarticulación de varios grupos que introducían y vendían droga en municipios de la isla, así como el desmantelamiento de ocho puntos de venta.
La droga incautada ha alcanzado un peso de 5.165 gramos, entre heroína (1.461 gramos), cocaína (2.638), hachís (380) y marihuana (686).
Se han llevado a cabo 17 registros domiciliarios y se han incautado efectos comprados con dinero procedente de la droga, sustancias de corte, joyas, cuatro vehículos, documentación, una pistola de aire comprimido de 5,5 de milímetros y munición real, cartuchos de 9 milímetros parabelum y cinco ordenadores personales.
La operación comenzó el 5 de octubre de 2007 con la detención de una persona que transportaba 22 bolsitas de cocaína escondidas en la caja de repuesto de los fusibles del vehículo.
Tras este arresto se localizó un lugar del barrio de El Remo donde presumiblemente se traficaba con droga y se identificó una pareja, titulares de tres pisos pero que carecían de trabajo conocido.
A través de esta línea de investigación se logró la detención de las personas que suministraban la droga, así como a los que introducían la droga en la isla, que contaban con un enlace en Madrid.
Según la Guardia Civil, para introducir la droga en La Palma, utilizaban "mulas" (personas que transportan droga a cambio de dinero), en especial mujeres, una de las cuales fue detenida con 1,5 kilogramos de heroína adosada en su cuerpo.
Pese a esta detención, la organización de narcotraficantes creía que era un golpe de suerte policial y no era consciente de la investigación, según la misma versión.
El 29 de abril de 2008, otras dos personas fueron detenidas en el barrio lagunero de La Cuesta (Tenerife) cuando realizaban una transacción de 2.197 gramos de cocaína.
Agentes de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane se trasladaron en mayo de 2008 a Madrid para detener al enlace y registrar su domicilio.
Otros cinco presuntos implicados en la venta de droga a pequeña escala fueron detenidos en junio de 2008 en La Palma, con lo que concluyó la primera parte de la operación, la centrada en la heroína, y se continuó con una segunda fase, en la que los involucrados se dedicaban a la venta de cocaína.
En noviembre de 2008, se realiza un nuevo registro en un domicilio en Los Llanos donde se hallan utensilios y lactosa para adulterar la droga, además de bolsas para envoltorio.
Otros dos registros, con tres detenidos, se realizaron en diciembre en el barrio El Remo (Los Llanos), y en ellos se descubre un falso techo donde se ocultaba droga y otros efectos (167 gramos de cocaína, dos balanzas de precisión, sustancias de corte y 2.280 euros en moneda fraccionada).
En febrero de 2009, se detecta que uno de los investigados iba a realizar una entrega de droga en la isla y se le intervienen 25 gramos de cocaína, mientras que en una cuadra de caballos de Los Llanos se intervinieron 225 gramos de cocaína y una especie de diario de venta de sustancias ilegales.
La investigación lleva a la Guardia Civil hasta una funcionaria del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, presuntamente involucrada en anular pagos de impuestos a uno de los arrestados a cambio de droga y en un delito contra la salud pública.
Otras cuatro personas fueron detenidas a finales de marzo entre las que se encontraba uno de los presuntos principales cabecillas del entramado
En abril se detuvo a otras dos personas, una de ellas una funcionaria de Correos a la que se le acusa de favorecer el tráfico de sustancias estupefacientes y de trasladar droga al municipio de Fuencaliente.
En mayo hubo un nuevo arresto en Tazacorte, una persona que supuestamente vendía sustancias estupefacientes en la zona.