Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una operación que puede cambiar vidas

Ángela Ruano fue una paciente pionera que ha rehecho su vida tras la cirugía: una operación de reducción de estómago hizo que perdiera progresivamente hasta 65 kilos, con lo que se convirtió en una persona nueva. Ahora se cumplen quince años de aquella operación, denominada laparoscopia.
Ángela Ruano fue pionera en someterse a una intervención de obesidad por laparoscopia en España. 15 años después de aquella operación, Ángela dejó atrás los 135 kilos que pesaba y una vida llena de inseguridades, además de una salud maltrecha.
Hoy, casada y con una hija de nueve años, Ángela trabaja como auxiliar clínica y disfruta de su nueva vida, esa que siempre soñó con vivir.
El doctor Carlos Ballesta, que operó a Ruano, asegura que en la laparoscopia "no hay infecciones, ni hernias y se tiene una recuperación rápida". En efecto, la laparoscopia se hace sin abrir al paciente, sólo se practican seis orificios por donde se introduce una cámara y el instrumental médico.