Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las organizaciones de la Iglesia en España proponen los 10 'mandamientos' por el medio ambiente y contra la pobreza

Las organizaciones de la Iglesia Católica Cáritas, Manos Unidas, Justicia y Paz, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) y Redes, han lanzado una campaña con la que proponen los diez mandamientos para proteger el medio ambiente y luchar contra la pobreza, y entre los que destaca la invitación a cambiar los hábitos cotidianos como no tirar la comida o consumir productos de comercio justo.
Bajo el lema 'Si cuidas el planeta, combates la pobreza', las organizaciones de la Iglesia proponen un decálogo inspirado en la encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente, 'Laudato Si', que será distribuido en colegios españoles, la Iglesia y a través de Internet entre septiembre de 2016 y abril de 2018.
El decálogo, que recuerda en su forma a los 10 mandamientos del Catecismo de la Iglesia católica, incluye los siguientes principios: apoyarás la causa de los pobres; redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia vida; valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos; apreciarás la diversidad de nuestro mundo; y animarás una conversión personal, eclesial y comunitaria.
El listado continúa: impulsarás las decisiones necesarias, aunque sean costosas; no supeditarás tu acción a los intereses económicos; bucearás en tu propia tradición espiritual; asumirás los consensos científicos y superarás el paradigma tecnocrático.
En estos 'mandamientos' se resume la campaña que se ha presentado este martes y que es fruto del trabajo que Cáritas, Manos Unidas, Justicia y Paz, la CONFER y Redes vienen desarrollando juntas desde el año 2012 cuando se unieron en la iniciativa 'Enlázate por la justicia'. Ahora, con esta campaña que se prolongará hasta junio de 2018, buscan sensibilizar a la comunidad eclesial y a la sociedad española sobre las consecuencias del modelo de desarrollo actual "injusto, insolidario e insostenible", según ha precisado la responsable del Área de Justicia y Solidaridad de CONFER, Ana Isabel González.
Entre los objetivos concretos que se marcan destacan: contribuir a que la Conferencia Episcopal Española, las diócesis y comunidades cristianas acojan los principios y valores de la encíclica Laudato Si y construyan un movimiento de cultura ecológica; hacer un seguimiento del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles; establecer canales de interlocución política con el Gobierno y las administraciones locales; y concienciar a la población sobre el cambio de sus hábitos cotidianos.
Gestos como comprar las cantidades necesarias de alimentos para no tener que tirar comida a la basura al final de la semana, no descartar las manzanas "feas" al hacer la compra en el supermercado o comprar productos en las redes de comercio justo, pueden suponer un cambio en el productor, que ya no desechará las frutas aptas para el consumo pero con algún defecto, o en el vendedor que deberá llenar sus estantes del género que se produce de una manera justa, sostenible y sin explotación de los trabajadores.
En España, el 40% de los desperdicios de alimentos se producen en los hogares. "Solo no tirar esa comida ya mueve cambios", ha subrayado el miembro de la Secretaría Técnica de Redes, Jaime Palacio.
LOS OBISPOS, COMPROMETIDOS CON EL PLANETA
Sobre el objetivo de involucrar a los obispos en el cuidado del medio ambiente, los impulsores de la campaña han asegurado que han contado con el apoyo de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española, que preside el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. Además, en el Plan Pastoral de los prelados para los próximos cinco años, una de las metas que se proponen es, precisamente, profundizar en la encíclica del Papa sobre ecología.
Asimismo, el director de la Comisión de Migraciones de la CEE, José Luis Pinilla, ha invitado a todos a "enlazar" los efectos del cambio climático con la movilidad humana. "A veces en los análisis se habla de causas políticas, guerras, hambre pero pocas veces se pone el acento en el destrozo ambiental de la Tierra como causa de migraciones", ha recordado, al tiempo que ha hecho un llamamiento para que las poblaciones no tengan que huir de sus tierras.
Aunque las organizaciones impulsoras de esta campaña pretenden fomentar un cambio a escala planetaria, empezando por cada persona, han buscado su inspiración en la situación que vive la gente de las zonas más vulnerables de La Tierra como La Amazonía, que abarca casi 8 millones de kilómetros cuadrados --14 veces el tamaño de España--, cuenta con el 10% de la fauna y flora del planeta, ocupa el 5% de la superficie de la Tierra y el 20% del agua dulce no congelada, pero cuya población es víctima de una vulneración sistemática de derechos, una situación que ha puesto de manifiesto la representante de Cáritas de Pará (Brasil) y de la Red Eclesial Panamazónica, Ivaneide Ramos.