Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La otitis media aguda es una de las enfermedades infantiles que genera más prescripción de antibióticos

Mejorar su diagnóstico reduciría este abuso de fármacos y también las resistencias
La otitis media aguda es una de las enfermedades infantiles que genera más prescripciones de antibióticos, pese a que la mayoría de los pacientes evoluciona bien sin antibióticos y de que el abuso innecesario de estos fármacos favorece la aparición de resistencias. Cambiar esta situación pasa por que los pediatras realicen diagnósticos más precisos y sepan cuándo utilizar o no estos medicamentos.
Así lo ha señalado el doctor Juan Ruiz-Canela, autor de la Guía de Práctica Clínica de Manejo de la Otitis Media Aguda, en el marco del I Curso práctico de la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria (AEPap) para residentes de Pediatría, celebrado recientemente en Madrid.
Según destaca este experto, entre un 20 y un 62 por ciento de los niños de un año y entre el 50 y el 83 por ciento de los de tres han sufrido al menos un episodio de otitis media aguda.
Su diagnóstico, que generalmente de produce en la consulta de Atención Primaria, no es fácil en algunas ocasiones, sobre todo cuando el paciente es un lactante o cuando se trata de determinados tipos de otitis, según explica Ruiz-Canela.
Sin embargo, realizar un diagnóstico preciso es importante para evitar abusar de los antibióticos, sólo son necesarios "en menores de seis meses o en aquellas otitis que no mejoran en los dos o tres primeros días, así como las que cursan con una sintomatología más intensa".
Por este motivo, el curso de la AEPap ha familiarizado a los residentes con las últimas novedades en metodología diagnóstica, como la otoscopia neumática y la timpanometría. "Se trata --dice este experto-- de procedimientos fáciles de utilizar en el ámbito de Atención Primaria".
Para su prevención, el doctor Ruiz-Canela ha recomendado el fomento de la lactancia materna y evitar el tabaquismo pasivo. Además, aconseja que los niños de menos de dos años que toman biberón no lo hagan tumbados.
TRATAR LOS SÍNTOMAS DE LA BRONQUIOLITIS
Otra de las patologías en las que se ha centrado este curso es la bronquiolitis, una patología viral que suele aparecer entre octubre y marzo y que sufren el 13 por ciento de los menores de un año. Entre el 2 y el 5 por ciento de los pacientes requieren hospitalización.
Según ha explicado la coordinadora de este curso, la doctora María José Torregrosa, el cuadro de bronquiolitis suele comenzar con un proceso catarral de las vías altas, que implica la presencia en el niño "de mocos y tos".
En ocasiones, pero no siempre, estos síntomas se acompañan de fiebre. Para valorar el diagnóstico, el paciente tiene que experimentar una evolución, a dificultad respiratoria "con aumento de tos y presencia de sibilancia (o pitos)".
La coordinadora ha enviado un mensaje de tranquilidad a los padres, asegurando que, aunque la bronquiolitis no tiene un tratamiento curativo específico, "existen guías de práctica clínica y protocolos actualizados que recomiendan el tratamiento de los síntomas".
Aunque no existen medidas específicas su prevención, es útil evitar el tabaquismo pasivo, fomentar la lactancia materna y poner en práctica los consejos generales para evitar contagios de patologías respiratorios, como la limpieza de manos o enseñar al niño a taparse nariz y boca con la inferior del brazo al toser o estornudar.