Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada diez pacientes en España sufre los errores de la asistencia sanitaria

El médico David Cantero, que hasta hace pocos días ha sido el responsable de la Estrategia de Seguridad de Osakidetza, ha advertido de que "uno de cada diez pacientes en España" sufre efectos adversos derivados de errores del sistema sanitario, según el Estudio Nacional de Eventos Adversos (ENEAS).
Cantero ha realizado estas declaraciones en la jornada de clausura del XXXIII Congreso Nacional de Enfermería Urológica que se ha celebrado en San Sebastián. El experto ha alertado de que las "actividades de alto riesgo presentan un historial de seguridad muy superior al de la atención sanitaria".
Además, a modo de ejemplo, ha añadido que las probabilidades de que un pasajero de avión sufra daño físico durante el vuelo son de "una entre un millón al año", mientras que en el caso de los pacientes, son "uno cada 300" los afectados anualmente por fallos en el sistema sanitario.
Cantero ha defendido la necesidad de promover una cultura de seguridad basada en el enfoque de sistemas, que "concibe los errores en la atención sanitaria como producto de una sucesión de problemas causados por los agujeros del sistema".
El experto ha asegurado que el Servicio Vasco de Salud ha llevado a cabo, en los últimos tres años, "intervenciones específicas para evitar los eventos adversos que pueden perjudicar a los pacientes, basándose en principios como la anticipación de errores, el aprendizaje de los fallos cometidos o el rediseño de procesos".
Por su parte, el farmacéutico del Hospital Donostia, Iñigo Aguirre, ha informado de que los errores de medicación, según el estudio ENEAS (2005), suponen un 37,4 por ciento de los eventos adversos, y la cifra, circunscrita al ámbito de la Atención Primaria, asciende a un 47,8 por ciento, según el estudio APEAS (2008).
Según ha dicho, esos fallos, tal y como indican ambos informes, se podrían haber evitado en el 34,8 por ciento y 59,1 por ciento de los casos, respectivamente.
(EUROPA PRESS EUSKADI)
BI SAN 20111021183430 MGB