Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Hay pacientes en nuestro país que están en altísimo riesgo de muerte súbita que no han sido identificados"

El cardiólogo Josep Brugada lamenta la falta de "políticas activas de identificación"
El reconocido cardiólogo Josep Brugada, director médico del Hospital Clínic de Barcelona, ha afirmado hoy en Santander que, en la actualidad, "hay una serie de pacientes en nuestro país que están en altísimo riesgo de muerte súbita que no han sido identificados", y ha lamentado la falta en España de "políticas activas de identificación" de personas en riesgo de muerte súbita "para poderlos proteger".
Así lo ha afirmado durante su participación en el curso de actualización en la lucha contra la muerte súbita que la Universidad Católica de Valencia "San Vicente Mártir" celebra en el Seminario Monte Corbán de Santander.
Según informa la UCV en nota de prensa, el doctor Brugada ha asegurado que "España está a la cola con mucha diferencia de toda Europa en el número de implantes de desfibriladores por millón de habitantes". "Nos queda mucho camino por recorrer para ponernos a la altura de otros países de nuestro entorno", como Portugal, Francia o Italia, que "son idénticos desde el punto de vista epidemiológico y que nos superan con muchísima diferencia en el número de implantes", ha expresado.
"Algo tendremos que hacer para que nuestra población esté protegida como mínimo al mismo nivel que nuestros vecinos", ha afirmado el cardiólogo. En su opinión, esta diferencia se debe a que "no se han dedicado recursos suficientes" para realizar las "campañas efectivas de diagnóstico de identificación de pacientes a riesgo como en estos países para protegerlos de la muerte súbita", por lo que ha reclamado un "esfuerzo".
Esta enfermedad es un "drama absoluto y parece que solo nos acordamos de ella cuando fallece un jugador de fútbol en el campo, y esto es la excepción, la puntita del iceberg", ha añadido.
El doctor Brugada ha apostado por "políticas consensuadas entre los distintos estamentos". "Si se pretende hacer política sanitaria y definir la salud de la población sin tener en cuenta a los médicos van a fracasar estrepitosamente", al igual si los médicos trabajan "sin tener en cuenta nada de las connotaciones económicas de sus actuaciones, también va a fracasar", ha advertido.
El cardiólogo ha manifestado que "la muerte súbita no es inevitable y se pueden hacer grandes cosas", como "distribuir desfibriladores en lugares públicos, algo que ya hay y que empieza poco a poco a verse" en algunas ciudades. Esta actuación "no solo tiene un efecto de salvar vidas, sino que la población tome conciencia de que puede hacer cosas por su salud", explicó.
"10 VECES MÁS MUERTES SÚBITAS QUE ACCIDENTES DE TRÁFICO"
El director médico del Hospital Clínic de Barcelona también ha abundado en la importancia de la prevención y dado que "el gran paquete de la muerte súbita son los pacientes que sufren un infarto agudo de miocardio", ha señalado que cualquier estrategia preventiva del infarto de miocardio será una estrategia que va a prevenir finalmente, la muerte súbita. Actualmente, el 80% de estas muertes se deben a un infarto de miocardio.
Al respecto, el doctor Brugada ha detallado que "dedicamos muchísimos recursos en este país a la prevención de los accidentes de tráfico que producen unas 3.500 muertes al año en España, mientras que de muerte súbita fallecen 10 veces más: 35.000 personas". "Sin quererlo criticar", ha añadido, "lo que destinamos a la prevención de muerte súbita es infinitamente menor que lo que destinamos a la prevención de los accidentes de tráfico".
Las estrategias de prevención, en este caso, "son simples y todos las sabemos". De esta forma, el doctor Joseph Brugada ha enumerado la necesidad de evitar factores de riesgo que acaban produciendo obesidad, sedentarismo, tabaquismo, diabetes o hipertensión arterial, entre otros.
"Todos ellos son factores que cada uno de nosotros podemos modificar y en tiempos de crisis hay que apelar a la conciencia y cada uno tiene que poner un poco de su parte: hacer ejercicio, dejar de fumar, comer mejor y cuidarse porque así se previene la arteriosclerosis, el infarto de miocardio y, por tanto, se previene la muerte súbita", ha aseverado.