Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 80% de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal sufre ansiedad y un 45% depresión

El 80 por ciento de los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) sufre ansiedad en las fases de brote y un 45 por ciento padece depresión, por lo que el apoyo psicológico es fundamental ante una enfermedad que afecta, especialmente, a personas entre los 15 y los 30 años.
Se trata de una patología crónica imprevisible que afecta al tubo digestivo y alterna fases de brote y remisión lo que significa vivir en un estado constante de incertidumbre, tal y como han puesto de manifiesto en la 'Jornada sobre aspectos psicológicos de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal' organizada en Zaragoza por la Fundación Aragonesa para el estudio y apoyo a la EII (ARAINF), ACCU Aragón, con la colaboración de AbbVie.
"Esta jornada nace de una necesidad detectada en nuestro entorno, no siempre abordada y para cuyo manejo no disponemos de profesionales específicos; es deseable que en el futuro, como ya sucede en unidades de otras comunidades autónomas, podamos ofrecer esta atención a nuestros pacientes de Aragón", ha señalado el responsable de consulta monográfica de EII del Hospital Universitario Miguel Servet en Zaragoza, el doctor Santiago García.
El encuentro, que ha reunido a gastroenterólogos, psicólogos y pacientes, tiene como objetivo dotar a las personas con esta patología de herramientas necesarias para afrontar la enfermedad y poner en valor la figura de los psicólogos en este proceso, tanto en el terreno asociativo como en la práctica clínica.
ABORDAJE PSICOSOCIAL
En ocasiones está patología presenta manifestaciones extraintestinales que afectan a la piel, ojos y articulaciones y, por este motivo, existen más unidades especializadas en EII formadas por equipos multidisciplinares.
Durante la jornada, los ponentes han incidido en la necesidad de contar con psicólogos que ayuden a los pacientes porque "algunos de los trastornos psicologicos más frecuentes son la ansiedad y los síntomas depresivos que pueden influir en la evolución de la enfermedad, minimizando la calidad de vida de estos pacientes y la adhesión al tratamiento", ha asegurado el jefe de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Clínico de Zaragoza, el doctor Fernando Gomollón.
Otro aspecto fundamental es la relación entre el gastroenterólogo y el paciente ya que "algunos pacientes tienden a no asumir el diagnóstico y, en consecuencia, no escuchan a su cuerpo; el miedo a recaídas y efectos secundarios del tratamiento genera incertidumbre, frustración y ansiedad, y los profesionales pueden ofrecer información porque son un referente para los enfermos", ha explicado la especialista de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d Hebron (Barcelona), la doctora Pilar Lusilla.
Los especialistas también han destacado la importancia de los vínculos sociales porque "para los pacientes es muy positivo disfrutar de una actividad laboral y participación colectiva que ha padecido o padece lo mismo que ellos", añade la doctora Lusilla.
En este sentido, "las asociaciones de pacientes son una vía muy útil para cubrir estas necesidades y aumentar la autoconfianza necesaria en patologías crónicas ya que muchas de ellas disponen de psicólogos, que adquieren un papel fundamental en el abordaje emocional; no podemos olvidar la importancia del soporte familiar para la estabilidad y bienestar", ha concluido.
CÓMO AFRONTAR LA ENFERMEDAD
En primer lugar, han destacado que es necesario asumir los problemas, ser positivo y apoyarte en tus seres queridos. Por otra parte, se deben evitar situaciones de estrés y buscar otras alternativas.
La actividad física también es importante y recomiendan practicar 30 minutos de ejercicio para cuidar el cuerpo, así como comer sano y seguir las recomendaciones dietéticas para los pacientes con esta patología. Finalmente, hay que procurar dormir bien, no consumir sustancias adictivas, relajarse y practicar algún 'hobby'.