Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 43% de los pacientes con esclerosis múltiple ha abandonado su trabajo a los tres de ser diagnosticados

El 43 por ciento de los pacientes con esclerosis múltiple (EM) ha abandonado su trabajo a los tres de ser diagnosticados y el 70 por ciento a los 10 años, según un informe de la Federación Internacional de EM (MSIF), comentado por la organización Esclerosis Múltiple España con motivo del Día Mundial de la enfermedad.
Asimismo, el trabajo ha revelado también que los síntomas de la EM, especialmente la fatiga, tienen un impacto en la capacidad de las personas para trabajar, pero este aspecto podría ser paliado con cambios sencillos en el entorno laboral y con mejor acceso a los tratamientos.
Y es que, en Europa, un 70 por ciento de las personas recibe el diagnóstico en sus primeros años de actividad laboral. Además, en España, muchos jóvenes con EM lo ocultan por temor a que influya en su trabajo, especialmente con la situación delicada que atraviesa el país ya que, a su juicio, podría ocasionar dificultades a nivel de contratación o facilitar su despido.
EL DIAGNÓSTICO "NO DEBE IMPLICAR" DEJAR DE TRABAJAR
"El diagnóstico de la EM no debe implicar que una persona deje de trabajar. El reconocimiento automático del 33 por ciento de discapacidad con el diagnóstico evidenciaría el compromiso de la Administración, facilitaría un mayor apoyo desde el sector empresarial y garantizaría una actividad laboral más accesible y duradera", ha asegurado la presidenta de Esclerosis Múltiple España, Conxita Tarruella.
Ante esto, Esclerosis Múltiple España ha solicitado a las administraciones públicas el reconocimiento del 33 por ciento en el baremo de discapacidad con el diagnóstico y unificar a nivel nacional los criterios de valoración de la discapacidad para la EM.
Del mismo modo, ha instado a realizar una apuesta decidida por la investigación de las formas progresivas de la EM; a suprimir las barreras de acceso a la salud, a los tratamientos disponibles, el ejercicio pleno de los derechos, así como cualquier tipo de barreras físicas que dificulte el desarrollo personal, profesional y social de las personas con EM; y a fomentar el acceso rápido a las nuevas terapias innovadoras, independientemente de la comunidades autónomas u hospital al que se pertenezca, bajo la prescripción y seguimiento del neurólogo.