Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Eluana está "tranquilo" aunque "disgustado" por la investigación

Giuseppe Englaro, padre de Eluana, la italiana en estado vegetativo que fue ayudada a morir tras la autorización del Tribunal Supremo, está "tranquilo" aunque "disgustado" tras saber que está investigado junto a otras trece personas bajo la acusación del homicidio voluntario de su hija.
En declaraciones recogidas hoy por los medios de comunicación italianos, Englaro explicó que sabía que se abriría una investigación por lo que está "tranquilo", pero manifestó su malestar por tener que "gastar energías" en este asunto.
El fiscal de Udine (noreste de Italia), Antonio Biancardi, confirmó ayer que investiga a catorce personas, entre ellas los integrantes del equipo médico que ayudó a Eluana Englaro a morir, ante las "numerosas" denuncias recibidas tras la muerte de Eluana Englaro.
Estas 14 personas, entre ellas Giuseppe Englaro, están obligadas tras la apertura del sumario a pasar hoy ante los Carabineros (policía militarizada) de Udine para nombrar a un defensor y comunicar un domicilio para las posteriores comunicaciones.
La Fiscalía de Udine, ciudad en la que se localiza el centro de cuidados "La Quiete" en el que murió Eluana el pasado 9 de febrero, ha inscrito también entre los investigados al anestesista Amato Da Monte, responsable del equipo médico, formado por una decena de enfermos voluntarios, que ayudó a morir a la italiana.
"Me siento absolutamente tranquila. No nos pueden acusar de nada sino de ayudar a una persona a terminar el recorrido de su vida", explicó a los medios locales una de las enfermeras investigadas Maria Marion a su llegada a la sede de los Carabineros de Udine.
La prensa recuerda hoy cómo también es investigado el ministro de Sanidad Maurizio Sacconi, después de que el partido Radical le denunciase por amenazas contra los responsables de la clínica "Ciudad de Udine", uno de los centros que en un principio se había mostró disponible a ayudar a morir a Eluana Englaro.