Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal del parricidio de Moraña no ha podido contener las lágrimas tras conocer el veredicto

David Oubel asesinó a sus hijas, de cuatro y nueve años, con una radial en 2015. Hoy ha sido condenado a la prisión permanente revisable. El fiscal del caso, tras conocer el veredicto de culpabilidad, no ha podido contener las lágrimas. El tribunal no ha tenido dudas: la sentencia ha sido unánime y la jueza tampoco, porque inmediatamente y de viva voz ha anunciado la condena, la primera de este tipo que se dicta en nuestro país. El acusado recibía impertérrito su condena, que a su edad casi se puede asegurar que es de por vida. Cuando Oubel pase 25 años en la cárcel se valorará si debe seguir en la cárcel o no.