Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los "pasillos humanitarios" para refugiados serán presentados ante la ONU mañana

Italia ha acogido a más de 280 refugiados a través de este sistema que lidera la Comunidad de San Egidio
El programa de "pasillos humanitarios" que ha puesto en marcha Italia y por el que ha acogido a más de 280 refugiados de manera legal será presentado ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) este próximo martes 21 de junio para invitar a otros países a que adopten esta solución ante el drama de los muertos en el mar Mediterráneo y eliminar así las mafias que trafican las personas.
Así lo ha explicado a Europa Press, el secretario de Estado para Asuntos Exteriores de Italia, Mario Giro, que ha subrayado que este proyecto piloto "es una solución concreta" que respeta la seguridad de los refugiados y también la de los europeos. "Hay una gran demanda de respuestas eficaces y efectivas que sean seguras", ha asegurado.
San Marino es el segundo país que implementará este proyecto -que también ha sido presentado en España- y por el que, según ha afirmado Giro, hay muchos países interesados en ponerlos en marcha. "Polonia también ha mostrado su disponibilidad. Es un país del este de Europa y parece cerrado, pero esto demuestra que no es así --ha comentado--. Con España hemos hablado, pero ahora está en un proceso electoral".
Por su parte, Daniela Pompei, de la Comunidad de Sant'Egidio, ha declarado que esta senda "está abierta porque es necesario trabajar para la integración y abrir nuevos corredores humanitarios, como el de la República de San Marino, que acogerá a una de las familias" que llegaron el pasado jueves 16 de junio al aeropuerto de Fiumicino.
LOS BENEFICIARIOS
Un total de 81 personas, familias, mujeres y niños que huyeron de Siria y vivieron el horror de la guerra, llegaron a Italia el pasado jueves 16 de junio. Entre ellos, estaba Mariam, de 10 años, que lleva 2 años en silla de ruedas tras recibir un disparo en Damasco. Empezará una nueva vida en la provincia de Turín, donde seguirá un tratamiento médico.
Nilva, cristiana armenia, era médico en Hasaka. Huyó a través del Líbano con sus dos hijos, Raffi y Rupina, pero en Hasaka todavía está su marido Edward, uno de los últimos médicos que todavía quedan allí. Él ha decidido quedarse en su ciudad, que sufre los ataques del Estado Islámico, para curar a enfermos y heridos.
Abdul Sarah explica a Europa Press que llegar a Italia es para él y su familia una nueva oportunidad de vivir. "Para mí y mi familia la vida empieza de nuevo. Ahora no puedo volver a Siria --ha señalado--. Ha sido durísimo dejar mi país. Lo tenía todo un trabajo que me permitía vivir holgadamente. Dejé todo y vengo con una mano de delante y otra detrás. Espero que mis hijos y mi mujer puedan vivir felices y en paz".
Preguntado sobre quién es más peligroso si el ejército de Bashar al-Assad o los terroristas de Daesh apunta que para él "son totalmente iguales". "No hay ninguna diferencia. Han cometido crímenes contra la humanidad ambos. Ninguno es bueno", ha añadido.
Por su parte Mustafa Shneba, voluntario de la Comunidad de San Egidio, originario de Libia, ha explicado que los refugiados vienen de situaciones muy complicadas. "No llegan aquí para comprarse un coche o un frigorífico, llegan para poder sobrevivir --ha detallado--. Algunos estaban muy bien en su país, ellos escapan de la guerra tiene derecho a ser acogidos", ha subrayado.
En este sentido, ha incidido en que a los gobiernos de occidente "no les cuesta nada ayudar" porque son las asociaciones humanitarias las que corren con todos los gastos. "Ellos están muy agradecidos", ha manifestado.
Así, ha explicado que el proyecto de corredores humanitarios es "muy importante" porque les salva de las "manos de los traficantes de la muerte" y permite que estas personas "puedan llegar a los países de manera legal". "Es la única manera de eliminar las mafias", ha señalado.
Finalmente, ha comentado que los inmigrantes llegarán igualmente, aunque se alcen muros o los deporten. "Aquí encuentran paz, ya que no escuchan bombas y eso cambia todo", ha concluido.