Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una película "violenta" causa un nuevo alboroto en la cárcel de Picassent

Los presos protagonizaron la pelea al final de la proyección. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
El sindicato de prisiones ACAIP ha denunciado el enfrentamiento entre dos grupos de reclusos internados en la Unidad de Preventivos de la cárcel de Picassent que regresaban de ver una película de contenido "violento", titulada 'El asesino', según han informado fuentes de esta organización. El incidente se ha pruducido sólo dos semanas después de la polémica surgida por el espectáculo erótico celebrado en uno de sus módulos.
La pelea entre los internos de este módulo se produjo en el mediodía del lunes cuando un grupo de 68 reclusos regresaba a estas instalaciones después de haber asistido en el área sociocultural del centro a la proyección de una película "marcadamente violenta", han explicado.
A los pocos minutos, se inició una pelea en el patio del módulo, y en el transcurso de la misma, varios internos de origen musulmán comenzaron a correr hacia la puerta del patio del módulo perseguidos por otro grupo muy numeroso de internos de origen español. Los dos funcionarios que había en ese momento en el módulo tuvieron que ser ayudados por dos internos para conseguir separar a los reclusos que eran perseguidos y hacerles acceder a la entrada del módulo.
La pelea se reinició y los presos que eran perseguidos comenzaron a agredir a un grupo de internos españoles que se encontraban realizando tareas de limpieza, y a los que comenzaron a agredir con palos y bolígrafos, que utilizaron "a modo de pinchos", han señalado.
Personal poco preparado
Desde ACAIP han apuntado que solamente después de que acudieran funcionarios procedentes de otros módulos consiguieron solventar la situación y poner freno a esta "batalla campal", que terminó con las heridas de "gran tamaño" que sufrieron algunos de los internos, y que requirieron de tratamiento médico.
Los funcionarios de Instituciones Penitenciarias, han indicado, "no están preparados para hacer frente a estas situaciones, son funcionarios civiles del Estado, y la mayoría no han recibido ningún tipo de entrenamiento para afrontar hechos como estos". "A pesar de que en numerosas ocasiones se ha pedido que se cree un cuerpo especial, con un entrenamiento y formación adecuados para este tipo de casos, a semejanza de lo que existe en otros países europeos, los máximos responsables de las prisiones españolas miran para otro lado, y no quieren reconocer la realidad", han denunciado.
Además, el sindicato considera "inaudito" que en un centro penitenciario se proyecten "películas de contenido violento a los internos, especialmente a los más jóvenes e influenciables" y se pregunta si la subdirectora de Tratamiento del Centro, también está de acuerdo con esta política rehabilitadora.
El Gobierno quita hierro al asunto
Desde el Ejecutivo, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, ha asegurado que "a diferencia de alguna organización sindical" no considera "oportuno ningún cambio" en la dirección del centro penitenciario de Picassent, la cual ha acreditado "su experiencia, su capacidad y su competencia".
Peralta ha aseverado que el sindicato no tiene datos para poder establecer "la vinculación exacta de que se vea una política violenta y se terminen pegando". "Si eso fuera cierto, creo que este país estaría a tortas todos los santos días en todas partes", ha manifestado. No obstante, ha asegurado que se ha puesto en contacto con la dirección de la prisión para que le informe de ese tema.
MV