Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peregrinos podrán acceder a la Plaza de San Pedro a partir de las 05.30 horas de la madrugada

Las vallas de seguridad para acceder a la Plaza de San Pedro se abrirán a partir de las 05.30 horas de la madrugada de este domingo, según fuentes del Vaticano, para que los peregrinos puedan acceder a la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, que estará presidida por el Papa Francisco, que contará como concelebrantes con el Papa Emérito Benedicto XVI y unos 150 cardenales.
La ceremonia empezará a las 10.00 horas, pero mucho antes el más de medio millón de peregrinos que se estima atenderá el acto en directo podrán ir tomando sitio en la Plaza, donde se situarán 20.000 sillas, además del espacio previsto para las 98 delegaciones extranjeras que han confirmado su asistencia. Está previsto también que las vallas se cierren a las 23.00 horas de este sábado.
Miles de peregrinos han llegado a la capital italiana desde el pasado jueves y, entre ellos, destacan, además de los italianos, los polacos. Muchos grupos de peregrinos hacían notar su diferencia con los grupos de turistas, pues amenizaban la espera con canciones como 'Pescador de hombres', en polaco o en italiano. Desde primera hora de la tarde del pasado viernes, la Via de la Conciliazione, que acaba en San Pedro estaba ya cerrada al tráfico, lo que reforzaba la impresión de estar viviendo las vísperas de una jornada especial.
En torno a la propia plaza, más de una decena de televisiones realizan, casi de continuo, conexiones en directo o preparan reportajes para los servicios informativos. De Costa Rica, de Filipinas, o España, cada pocos metros es posible encontrar una cámara grabando a un grupo de peregrinos. Desde primera hora de la mañana del viernes, el metro y los autobuses urbanos de Roma, habitualmente congestionados, recibían numerosos grupos de peregrinos uniformados con gorras rojas, camisetas amarillas o pañuelos azules.
Entre los grupos, María Luisa, una mujer de mediana edad, de la ciudad Lorenzo Varela, en la provincia argentina de Quilmes, manifestaba su alegría por estar aquí. "Que encima un Papa argentino sea el que canoniza a Juan Pablo II es lo mejor!", exclamaba. Este grupo de una treintena de fieles argentinos llegó a Italia el martes y desde entonces han realizado un recorrido turístico-religioso, visitando el santuario de Asís, y las basílicas romanas. De cara al domingo, no tienen plan establecido: "Será lo que Dios quiera", afirmaba. Su idea es acceder en torno a las 06,00 horas de la mañana e intentar conseguir algún sitio dentro de la plaza.
Entre los presentes a primera hora de la tarde del viernes también figura un grupo de brasileños, de dos parroquias de Río de Janeiro, donde el Papa presidió la Jornada Mundial de la Juventud en verano del año pasado. "De Brasil ha venido mucha gente. Aunque hayamos visto ya al Papa, queremos asistir a la canonización de Juan Pablo --asegura Fernando--. Llevamos ahorrando cinco meses para esta ocasión. Nos gusta el Papa Francisco no solo por ser latinoamericano, sino por su sencillez, por su empeño en poner a la Iglesia cerca de los pobres".
La JMJ de Madrid también está de algún modo presente entre los peregrinos que llegan. Varias camisetas amarillas o rojas, y mochilas de la JMJ son visibles en las indumentarias. Alessandra, de Trento, confirmaba que estuvo presente en aquella ocasión y ahora ha llegado con gente de su diócesis. Planean pasar la noche del sábado durmiendo -o lo que puedan- en las inmediaciones de la plaza de San Pedro, para conseguir un buen sitio cuando se abra el acceso.
La presencia quizá más numerosa es la polaca, con grupos presentes ya desde Semana Santa. Una furgoneta que promueve el turismo a Malopolska, la región de Cracovia, donde nació Juan Pablo II, difunde información sobre como recorrer las huellas del Papa polaco en su patria. Manuel, a la cabeza de un grupo de medio centenar de "pioneros" (scouts) portugueses asegura que estos momentos son de una especial alegría. "Juan Pablo II es mi ídolo", exclama, exultante.
Los vendedores de artículos religiosos y de recuerdos han notado la mayor afluencia de clientes. "Lo mas demandado son imanes, tanto de Juan Pablo II como del Papa Francisco", asegura una vendedora china. Otro vendedor indio, de uno de los innumerables puestos callejeros, en cambio, afirma que lo que mas le piden son "el rosario de los tres papas". En una tienda al final de Via de la Conciliazione, sin embargo, aseguran que lo que mas salida tiene son mas vendido son medallas y estampas de Juan Pablo II. "Son productos muy baratos, pero son muchas ventas", asegura.
EN BARCO DESDE BARCELONA
Entre las peregrinaciones curiosas está la organizada por la Conferencia Episcopal Española que ha traído a más de 550 personas en ferry desde Barcelona. El barco salió desde Barcelona el pasado jueves a las 22.30 horas y llegó el pasado viernes a Roma.
La mayoría de los peregrinos son españoles, también los hay de otras nacionalidades. Es el caso del sirio Fadeek Hama, que trabaja en Dubai y que llegó a este viaje gracias a un amigo que conoció en la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) de Madrid. "Sin duda estoy aquí por los rezos de mi amigo Ignacio. Además vengo para estar mas cerca de la figura de Juan Pablo II", declara Fadeek.
También hay representación del continente africano. Dos sacerdotes, uno de Camerún, Guy Joel, (que acude con una parroquia de Bilbao) y otro del Congo, Fortumat. "Juan Pablo II, fue y es un Papa muy cercano. No tuve la oportunidad de conocerle, pero si voy a tener la oportunidad de ir a su canonización", asegura este último.
En todo caso, las diócesis mas numerosas son las de Madrid y la de San Sebastian, desde donde salieron dos autobuses. De Madrid, están presentes la parroquia de San Alberto Magno, con 45 personas, y la diócesis de Alcalá de Henares, que se une con Rivas, con 29 jóvenes que no se separan de sus guitarras.
De esta parroquia viene Eduardo Orsaes que, tras su conversión, tiene una imagen muy clara del Papa Juan Pablo II: "Juan Pablo II es un revolucionario, me inspira. Y también lo hace la iglesia, porque a pesar de ser como soy puedo ir, no me niegan la entrada como pueden hacerlo en otros sitios", apunta.
Desde San Sebastián, hay 103 peregrinos, que viajan con el obispo Monseñor Jose Ignacio Munilla. Entre estos peregrinos, están José Carlos Herrero, un profesor de primaria que en sus tiempos libres es mago. José Carlos tuvo la suerte de conocer en persona a Juan Pablo II. Por eso, este acontecimiento es importante para él: "Juan Pablo II beatificó a mi tio-abuelo, mártir de la guerra civil, Valerio Bernardo. Cuando tuvimos una audiencia privada con él en el aula Pablo VI, me dió la mano y me bendijo un rosario que aún conservo como oro en paño", explica.
Acuden, además, peregrinos desde Toledo, Córdoba, Málaga, Santander, y de Astorga. Otros peregrinos se han apuntado por libre. Es el caso de la familia Mendoza, fundadora de la UCAM (Universidad Católica de San Antonio de Murcia). Va a la canonización con gran parte de su familia, 16 miembros. Su hija María Mendoza, lo tenía claro desde el principio: "Estaba esperando a que se publicara la fecha oficial de la canonización para empezar a organizar el viaje. Juan Pablo II fue un Papa muy querido por nosotros, nos recibió a todos mis hermanos en Roma en el año 2000 y fue el mismo el que nos mandó de misiones a Republica Dominicana durante tres años", comenta.